DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Río Congo en jornada de evangelización

La celebración del Domingo Mundial de las Misiones (DOMUND), y el mes misionero extraordinario convocado por el Papa Francisco en este mes de octubre, tuvo un toque especial en la zona de Río Congo con la jornada de evangelización realizada por la pastoral misionera y las Obras Misionales Pontificias (OMP) del Vicariato Apostólico de Darién.

Misión

La evangelización comenzó con una Hora Santa dirigida por el padre Alberto Narváez encargado de la zona misionera de Río Congo, y el domingo estuvo Monseñor Pedro Hernández Cantarero,

El sábado 19 de octubre la nota principal fue el rezo del Santo Rosario Misionero para estar en sintonía con la Iglesia Universal, luego la Misa de envío de los misioneros, contando con la presencia de los alumnos de la Escuela San Juan Pablo II, jóvenes de adolescencia misionera y niños de la Infancia Misionera de Río Congo.

Los misioneros tuvieron una formación en torno al Kerygma, el manejo de un tríptico como herramienta y las indicaciones de cómo se llevaría a cabo la evangelización casa por casa.

El día lluvioso y los ríos crecidos no fueron impedimento para que los misioneros salieran a las tres comunidades donde se realizó la evangelización. Durante la misión se aprovechó para levantar un censo de cuantos niños, jóvenes o adultos han recibido sus sacramentos para poder realizar un posterior trabajo de catequesis en las comunidades.

Después de la misión hubo una vigilia misionera a la que asistió una gran cantidad de personas de las distintas comunidades, y se contó con la animación del coro de la comunidad de Santa Rosa.

Mensajes

En esta misión se compartieron dos mensajes: el primero, “Bautizados y Enviados” que el Santo Padre Francisco propusiera en este mes misionero extraordinario, con el que se motiva a la iglesia a optar por la misión y despertar el espíritu misionero en cada uno de los bautizados.

La oración es el segundo mensaje propuesto, un diálogo constante  el Señor para que ilumine a los misioneros y a las comunidades que visiten, motivándolos a realizar la misión encomendada. “Un misionero sin oración no es nadie”, es la idea fuerza recomendada. Los mensajes fueron impartidos por dos alumnas de la Escuela San Juan Pablo II, las hermanas Minerva de Barrera y Nancy Delgado.

Recorrido

Una caminata fue realizada el domingo 20 durante la que se rezó el Santo Rosario, en el que participaron los niños de la Infancia Misionera de esta zona de Río Congo y una gran cantidad de fieles de todas las comunidades aledañas.

Durante esta caminata se oró por los cinco continentes acompañados por Monseñor Pedro Hernández, quién seguidamente presidió la Solemne Eucaristía junto al padre Alberto Narváez y al padre Jhason Caicedo encargado de la pastoral misionera y de las Obras Misionales Pontificias en Darién.

Monseñor Pedro Hernández, invitó a comenzar la misión desde la familia, formando y enseñando a los hijos sobre el amor a Dios y al prójimo, para así ir cambiando la sociedad. Destacó el trabajo que realizan los animadores de la infancia misionera, a pesar de las dificultades que se tienen para darles la formación desde la realidad de la zona.

El obispo Hernández Cantarero invitó a toda la comunidad a despertar el espíritu misionero y atender el llamado a servir y despertar las vocaciones.

Artículo anterior

Décadas iluminando y guiando a la sociedad panameña

Siguiente artículo

Holly win: Una iniciativa para compartir sobre fe y santidad