ChitréDiócesis

Romeel Rigoberto Rodríguez Flores, ordenado sacerdote

Desde niño Romeel Rigoberto Rodríguez Flores observó la experiencia de fe de sus dos abuelas; más tarde, a través de su oficio de monaguillo fue descubriendo su vocación sacerdotal.

Betzaida Toulier U.

Dios nos llama a cada uno a una vocación. Algunos a edad avanzada a otros desde pequeños. Romeel Rigoberto Rodríguez Flores pasó por un discernimiento profundo y un proceso de formación antes de ser ordenado sacerdote, de manos de Monseñor Rafael Valdivieso Miranda, el pasado jueves 18 de marzo en la catedral San Juan Bautista de Chitré. 

Historia de una vocación

Esta vocación empieza a desarrollarse en el seno familiar. Cuenta  Romeel  que desde niño observó la experiencia de fe de sus dos abuelas, inclusive recuerda sus cantos mientras realizaban sus labores diarias. Hacían referencia al amor a Dios y a la Virgen. La participación en la Misa los domingos.

AQUÍ ESTOY. Monseñor Rafael Valdivieso Miranda presenta al nuevo presbítero al Pueblo de Dios.

Romeel fue formándose en su fe desde pequeño. Su oficio de monaguillo lo fue moldeando como un hombre de bien. “Aún con mis propios pecados, siempre tratando en  hacer la voluntad de Dios”.

Tenía en su niñez el testimonio del padre Pablo Velazco, a quien imitaba en casa con sus vecinos y amiguitos. Mas tarde tuvo como párroco al padre Marcelino García con quien inició su servicio en el altar como monaguillo hasta entrar en el seminario.

En tres momentos sintió el llamado: de niño, cuando fue monaguillo y en la adolescencia.

Luego en la adolescencia, como es natural, surgen otros intereses para el joven. “A esta edad a uno empieza a gustarles las chicas, pero a la vez va fortaleciéndose la experiencia de fe.

Fue en sus últimos años de estudios, en el colegio, que le invitan a una jornada vocacional en el seminario Mayor Santa María La Antigua de La Villa de Los Santos. “Ahí el interrogante mayor fue ¿por qué no gastar mi vida al servicio del Pueblo de Dios, de mi Iglesia?”.

Así fue como después de graduarse de bachiller en ciencias en el Colegio Rafael Quintero Villarreal de Ocú, un 26 de octubre de 2012, entra al Seminario Mayor Santa María La Antigua. Luego pasó a terminar los últimos años de su formación sacerdotal en el Seminario Mayor San José de Panamá.

Realizó diversas experiencias de misión en Las parroquias de Los Llanos de Ocú, Los Pozos, Sto. Domingo de Las Tablas, Tonosí, Santa María. Durante  los años de formación en Panamá, conoció la experiencia de los hogares Jesús Buen Samaritano en Juan Díaz y en el San José de las misioneras de la Caridad. fundada por madre Teresa de Calcuta.

Datos biográficos

Romeel Rigoberto Rodríguez Flores es hijo de Yacely Flores Jaramillo y Rigoberto Rodríguez Marín. Su familia  procede del corregimiento del Limón de Santa María y Llano Grande de Ocú.  Nació el 21 de septiembre de 1993. Tiene dos hermanos menores: Rigoberto y Jonathan. Sus abuelos maternos son Visitación Jaramillo (Q.P.D.) y Agustín Flores; y sus abuelos paternos: Florencia Marín y Bernardino «Nino» Almanza. Estudió en Ocú el preescolar y los seis años de la primera en la escuela de su comunidad, Llano Largo.

Mensaje a los jóvenes

MOMENTO. El candidato se postra en el suelo durante la letanía de los santos.

“Ante cualquiera inquietud que sientas. Ora, y pide al Señor que te ayude a comprender su voluntad. Luego busca el acompañamiento de un sacerdote o de un laico comprometido. Y cuando estés en los años de la formación en el seminario, aprovecha todas las herramientas para formarte. Porque este tiempo es necesario para ser el pastor que la Iglesia necesita. No te desanimes tras las situaciones de dificultad. Mejor es responder con valentía y plena consciencia de lo que buscas y deseas hacer con tu vida. Todos tenemos momentos muy alegres, pero los tristes también existen. Pide consejo y sigue adelante. Lo más valioso es que te encuentres con personas que desde su pobre experiencia de fe te aporta y te hace mirar las situaciones que viven muchos. Y uno piensa y reflexiona en cómo ser pastor y voz de Cristo para ellos.

Artículo anterior

Propedéutico inicia formación en el Seminario Santa María La Antigua

Siguiente artículo

Simón de Cirene: camino del Calvario