Actualidad

Rosario como bálsamo para curar y dar fin a la COVID-19

Que Nuestra Señora nos acompañe siempre en nuestro corazón y que nos permita como dice el Evangelio, estar siempre unidos a Jesús, concluyó el Arzobispo de Panamá.

Diamar Díaz Nieto

Santa Teresita del Niño Jesús expresó que “con el Rosario se puede alcanzar todo. Según una graciosa comparación, es una larga cadena que une el Cielo y la tierra, uno de cuyos extremos está en nuestras manos y el otro en las de la Santísima Virgen. Mientras el Rosario sea rezado, Dios no puede abandonar al mundo, pues esta oración es muy poderosa sobre su Corazón”.

Y es que el Rosario es una oración cristocéntrica. San Juan Pablo II durante su pontificado expresó en la  carta “Rosarium Virginis Mariae”, que “con el Rosario, el pueblo cristiano aprende de María a contemplar la belleza del rostro de Cristo y a experimentar la profundidad de su amor. Mediante el Rosario, el creyente obtiene abundantes gracias, como recibiéndolas de las mismas manos de la Madre del Redentor”.

Iglesia panameña se une al llamado del Papa para el rezo del Rosario sin fronteras.

En la Basílica de San Pedro, el Día de San José Obrero, el Papa Francisco inició una jornada de oración con el santo Rosario, que tiene como intención la invocación por el fin de la pandemia causada por la COVID-19.

La Iglesia Católica en Panamá también acompaña al Santo Padre en este anhelo, al que espera se adhiera el pueblo panameño, por ello se unirá a esta maratón de oración, que inició el 1 de mayo y culminara el día 31 de este mes.

 “La Iglesia en Panamá se une a esta iniciativa nacida del deseo del Papa Francisco para que esta sea una ocasión para convertirnos en promotores del rezo del Rosario en nuestra familia, comunidades y movimientos”, expresó el Arzobispo Metropolitano, monseñor José Domingo Ulloa Mendieta O.S.A., durante la Eucaristía del V domingo de Pascua.

MISIÓN. Cada día de mayo, un santuario mariano a lo largo del planeta, se unirá a este rezo.

También instó a los fieles, para que este mes dedicado a María nos dispongamos a pedir su intersección ante las dificultades que podamos experimentar. “Ella, como la buena madre, nunca nos desampara”, afirmó.

Las capillas, en su sencillez, se unen a este llamado, como es el caso de Nuestra Señora de la Merced, ubicada en de Huerta Sandoval, Santa Ana.

Desde esa exhortación del Sumo Pontífice, se están reuniendo a golpe de 5:00 p.m. a meditar sobre los misterios en comunidad.

Los esposos Zulema y Eybar Sanguillen lideran esta iniciativa en este pequeño, pero espiritual lugar de culto y muy cerca de la hora de inicio, llaman a los fieles con el talán de la campana, ubicada al lado de la puerta de la capilla.

AMOR. El Rosario borra la tristeza y llena de alegra.

Para esta pareja, el Rosario es la oración de los sencillos, es la meditación de la vida de Jesús desde su encarnación hasta su ascensión a los cielos y la glorificación de su madre, como primicia de aquello que nos promete.

Reflexionaron que, con cada Padrenuestro, meditamos del amor de Dios Padre hacia nosotros sus creaturas, para que siendo Dios nos permita llamarlo Padre a ejemplo de Jesús y cada Avemaría que rezamos, es saludar a María utilizando las palabras con que Dios la llama: “llena de gracia” y a la llena de gracia, pedirle por nosotros, pecadores.

Destacaron la importancia del rezar el Rosario, como pareja que hizo su pacto de amor, a través del sagrado sacramento del Matrimonio.

“Familia que reza unida, permanece unida, esa es una verdad de a puño. Con la bendición del sacramento del matrimonio, ya no somos dos si no una sola carne y por lo tanto buscamos la santificación mutua, siguiendo como ejemplo la familia de Nazareth, quienes, en su vida diaria, tenían la contemplación del hijo de Dios, y por tanto su vida era una constante oración y acción de gracias”, acotaron los esposos. 

Jaime Espino, director del Ministerio de Música Jesús Pan de Vida perteneciente al Santuario Nacional del Corazón de María, subrayó por su parte, que el rezar el Rosario en tiempos de COVID, fue un bálsamo en medio de la incertidumbre y el miedo.

Frases de santos
  • “Si quieren que la paz reine en sus familias y en su patria, recen todos los días el Rosario con todos los suyos”, San Pío X.
  • “Sobre la devoción de la Virgen y el rezo del Rosario se basa toda mi obra educativa. Preferiría renunciar a cualquier otra cosa, antes que al Rosario”, Don Bosco.
  • “Aférrate al Rosario como las hojas de la hiedra se aferran al árbol; porque sin nuestra Señora no podemos permanecer”, Santa Teresa de Calcuta.

Esa es una de las razones por la que aplaude esta iniciativa de orar todos como Iglesia, para que Dios con su mano victoriosa erradique esta enfermedad.

Afirmó que el rezo del Rosario es una experiencia única, con la que ha podido experimentar la misericordia de Dios y de la Virgen.

“El poder se manifiesta mucho más en los momentos difíciles y lo principal es no perder la fe”, admitió.

JÓVENES. Los de menos edad deben encontrar el valor y el gozo de este sacramental.

La tecnología ha sido una aliada para el director de este ministerio, que este domingo cumple 30 años de existencia. A través de su computadora y teléfonos inteligentes se conecta dos veces al día con su familia, amigos y compañeros de esta agrupación para orar y meditar basados en los misterios.

“Mi fe en nuestro Dios Padre, junto con su Hijo y el Espíritu Santo, acompañados por nuestra Madre, María son los motores de inspiración dentro del Rosario para llevar el mensaje a través del canto”, sostuvo.

Antes y después de salir del trabajo

EXHORTACIÓN. El Papa Francisco instó a los fieles, para que este mes dedicado a María nos dispongamos a pedir su intersección ante las dificultades que podamos experimentar

Camino a la parroquia Santa Rita de Cascia, nos encontramos con Jessica Rivas, quien iba a congregarse para rezar el Rosario y por ese día jueves, participar en la Misa y adoración Eucarística.

Para la joven laica, seguir las cuentas de la camándula con esta oración es la fórmula adecuada que la mantiene unida en amistad con nuestra señora, la Virgen María.

Acentuó que orar y meditar es para su alma un remanso de paz, que le permite desarrollar su día con tranquilidad.

Con respecto a cómo ha vivido esta pandemia, a la que se está rogando a Dios para que a través de la intervención de la madre del cielo dé fin, Jessica aceptó que estos meses los ha vivido con la seguridad que mantiene de que “Nuestra Señora nos protege, cuida y acompaña sin importar las situaciones”.

Su jornada explicó que inicia con el Santo Rosario, el cual reza cuando va camino a la oficina y antes de entrar, aprovecha y va al Santísimo para saludar a la Madre y rendirle honores al Rey de reyes en la parroquia Nuestra Señora del Carmen.

En la tarde se dirige entonces, a la parroquia Santa Rita de Cascia y vuelve a rezar el Rosario y luego escucha la Misa.

“Ese es mi día a día, el mejor regalo que nos ha podido dar la Señora, es el Santo Rosario”, concluyó.  

 

Artículo anterior

Primera “Casa de Día” para adultos mayores es una realidad

Siguiente artículo

El ‘Ven y lo verás’ del Evangelio es necesario para el buen periodismo