DiócesisVicariato Apostólico del Darién

San Francisco Javier como testimonio de vida y amor

Sansoncito pertenece a la zona misionera de Metetí, y en lo que respecta a su proceso de fe, es una comunidad que ha venido creciendo por lo que celebraron su fiesta patronal en honor a San Francisco Javier, para la cual  se prepararon con la novena, los distintos días.

En las vísperas de la solemnidad se realizó la procesión en horas de la tarde, y la eucaristía fue presidida por el padre Melvin Medrano, quien junto al padre Alberto Domínguez, estarán a cargo de la zona misionera de Metetí, para dar una mejor atención pastoral y continuar con la evangelización.

La fiesta patronal contó con la presencia de Monseñor Pedro Hernández, quien presidió la Eucaristía y administró el sacramento del bautismo a un niño.  Durante la homilía, el obispo animó  a la comunidad a seguir caminando en el proceso de la evangelización, y a aprender de san Francisco Javier, un hombre incansable, enamorado de Dios y gran misionero.

Como fruto  del ejemplo de este santo misionero y como dicen los mismos hermanos de la comunidad, les inspira a ir formando la comunidad e ir comprometiéndose en diversas tareas apostólicas; también a que se sientan muy contentos porque cuentan con un comité católico.

Existen, además, catequistas de comunión y confirmación, hay entre ellos animadores de infancia misionera, un coro que anima las celebraciones y también presta su servicio en otras fiestas patronales de la comunidades vecinas;  y de cara la JMJ ya la comunidad se está preparando para recibir a los peregrinos y también para participar de la jornada,  pues han conformado un grupo juvenil.

Gran parte de los fieles que pertenecen a la comunidad católica se involucran en los diversos ministerios, por eso es una comunidad muy comprometida, alegre y, sobre todo, con un alto espíritu de vivencia comunitaria de la fe.

Artículo anterior

Un Plan pastoral al ritmo de Dios

Siguiente artículo

Mujeres viven una experiencia de fe