Acción sugerida

Ser sal y luz en casa, el barrio y la iglesia

Esta semana se pide a todos los cristianos hacer la diferencia. Evitar que la corriente de tanta indiferencia y egoísmo nos atrape, y convertirse en iluminación y sabor, en fuente de todos los colores posibles, en un mundo cada vez más gris y triste.

Tanto la sal como la luz son elementos necesarios en la vida cotidiana de las familias. La sal da sabor a las comidas, conserva los alimentos, purifica. Incluso en la antigüedad servía para encender y mantener el fuego de los hornos de tierra.

Como sabemos, la luz disipa las sombras, ilumina y orienta a las personas. Los investigadores han llegado a determinar que la luz ayuda a disminuir la capacidad de los mosquitos que transmiten enfermedades. Diez minutos de luz los inhibe hasta por cuatro horas.

Es decir, la luz propicia también la vida. Sal y luz, entonces, hablan de la tarea del seguidor fiel de Jesús. Eso implica combatir el mal  aunque sea dentro de nuestra propia casa, en el vecindario y de la misma Iglesia. Eso es ser luz y sal, porque así como sana las heridas, la sal también arde cuando se pone sobre ellas.

Los crisitianos tenemos, pues, la misión de mantener el sabor y la luminosidad de la Palabra de Dios en todo tiempo y lugar del mundo, empresa que únicamente se logra por medio de una conciencia plena de la necesidad de fomentar en la comunidad mundial la justicia y la solidaridad entre los hermanos.

Ciertamente que la denuncia del mal tiene que ser por amor, un amor probablemente conflictivo, que encontrará resistencias. Pero e amor no es capaz de callar de forma cómplice, cuando se siente en la obligación de combatir el mal, precisamente por amor. ¡Ánimo!

Artículo anterior

Labor evangelizadora tras las rejas

Siguiente artículo

“Nos jugamos la propia felicidad”