Parejas

Si no se puede comulgar, ¿sirve de algo ir a misa?

Quien asiste a misa y no puede comulgar no tiene impedimento de orar, participando activamente.

Redacción

Totalmente sí, el precepto de oír misa entera todos los domingos y fiestas de guardar es para todos los fieles (Canon, 1247), desde que tengan uso de razón (Canon, 914). Se cumple con el precepto mediante la asistencia completa, plena, consciente y activa en la Misa, aunque no se comulgue por algún impedimento.

Quien asiste a misa y no puede comulgar no tiene impedimento de orar, participando activamente de la misma. Si bien es cierto que la comunión Eucarística es lo mejor, es lo más sublime e importante, tanto para quien está en gracia es la perfecta unión del cristiano con Dios, también es cierto que no es la única manera de estar en comunión con Él. Si bien no puedo comulgar del Cuerpo y la Sangre Cristo, podemos al ir a misa todos comulgar de Cristo Palabra. La escucha atenta de la Palabra nos llena el alma y nos aumenta la fe. La escucha de la Palabra no es el premio de consolación para nadie, sino el alimento que nos da la fe.

¡No dejemos de asistir a misa, ya que es el regalo más grande que Dios nos ha regalado!

Además, la oración que se haga por los demás, vivos o difuntos, tiene un efecto muy importante. Así pues, si hacemos oración por alguien al mismo tiempo nos estamos ayudando nosotros, porque su efecto espiritual nos hace ser más sensibles ante los misterios de Dios y más dispuesto a cumplir su voluntad.

¡No dejemos de asistir a misa, ya que es el regalo más grande que Dios nos ha regalado, sirvamos a Dios sin importar los impedimentos que tengamos, pues importa estar en comunión con Dios y no alejarnos de Él!

La escucha atenta de la Palabra llena el alma y nos aumenta la fe.
Artículo anterior

Signos de esperanza en Adviento y Navidad

Siguiente artículo

Pacto del Bicentenario: que el fruto sea la equidad social