DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Signos de esperanza en Adviento y Navidad

Posadas, eucaristías, murales y signos especiales fueron compartidos por laicos y religiosos en este tiempo de gracia.

Sor Esperanza Díaz

Durante el Adviento y ya en Navidad las diversas comunidades de las zonas misioneras del Vicariato Apostólico de Darién han realizado una serie de actividades pastorales en sus respectivos templos, con la finalidad de motivar, exaltar y compartir los signos de luz de Cristo.

En la zona misionera de La Palma, a cargo del padre Aldo Ardines y el diácono Wilmer Aguilar, se hizo énfasis en el significado de la Corona de Adviento, cada domingo, en preparación para la venida de Jesucristo.

SIGNOS. La corona de adviento, signo de luz.

La primera vela fue encendida por un consagrado, para ir recordando que estamos llamados a propagar la Buena Noticia. Un adulto mayor encendió la segunda vela para hacer memoria de la historia, y la tercera vela por una familia, para recordarnos la alegría con la que se fortalece la iglesia domiciliar, pues el hogar es el núcleo de la vida, de la solidaridad y donde se afianza la fe. La cuarta vela fue encendida por un joven para reafirmar que ellos son el presente que necesita recibir la luz de Cristo.

A pesar de la pandemia las comunidades compartieron momentos de intensa oración.

Otro signo que se destacó en esta época, fue la confección de murales que se instalaron en las entradas del templo en La Palma. Para recordar al pueblo de Dios que peregrina en estas tierras que vivimos un tiempo de espera.

Como manifestación pública de nuestra fe, integrantes del grupo juvenil Corpus Christi se encargaron de instalar un Belén o Nacimiento. Con esto buscaban resaltar la alegría de la espera, iluminando el templo de la zona misuonera de La Palma.

En la zona misionera de Sambú, a cargo del padre Deiner Coime, los laicos impulsaron la acción evangelizadora en medio de la pandemia utilizando rótulos para restringir el uso del espacio en las bancas con textos bíblicos impresos para acercar a los fieles a la Palabra. En esta zona también se realizaron las posadas acompañados por las Hermanas Lauritas y el padre Coime.

CELEBRACIÓN. Las comunidades compartieron.

En tanto que, la zona misionera de Yaviza se preparó para vivir este tiempo realizando posadas en compañía de jóvenes, niños y adultos con todas las medidas de bioseguridad. Las posadas se hacían después de la misa presidida por el padre Alberto Domínguez.

El 24 de diciembre la eucaristía fue presencial y transmitida online desde cada zona misionera a las 5 de la tarde y la del 25 se difundió a través del Facebook del Vicariato del Obispo, Monseñor Pedro Hernández Cantarero.

Todas las eucaristías que se realizaron en horas de la tarde durante estos días de cuarentena y toque de queda. Se celebraron a las 5pm conforme a lo indicado por las autoridades civiles y eclesiásticas como medida para frenar la pandemia.

Artículo anterior

Navidad 2020 llena de fe y esperanza

Siguiente artículo

Si no se puede comulgar, ¿sirve de algo ir a misa?