JMJ Panamá 2019Noticias

Signos de la JMJ transmiten esperanza en su recorrido

Los símbolos de la Jornada Mundial de la Juventud se encuentran peregrinando por varios puntos de la ciudad, con el objetivo de propiciar a las personas, un encuentro real y verdadero con Cristo.
El diácono Justo Rivas de la Oficina de Pastoral Juvenil Arquidiocesana, es uno de los responsables de este recorrido, y señala que más que hacer actividades o dejarnos llevar por la emotividad, la euforia y la efervescencia de la recepción de los signos, es mirar en ellos y a través de ellos a ese Cristo que nos ofrece su redención y su salvación.
“Con este recorrido se nos ofrece la Cruz como signo del amor del Señor, de su entrega hasta la muerte, y de su resurrección; pero también propicia un encuentro con la Virgen María, que no es solo una imagen, sino un modelo, un ejemplo de cómo se debe seguir a Jesús, como lo hizo ella, primera discípula al pie de la cruz”, dijo.
Agregó que cuando estos signos llegan a algún lugar, deben precisamente significar, no ser solo objetos, sino reflejar o evocar una realidad superior, La Cruz, Cristo en su entrega, y María como Madre fiel.
El diácono Justo también aclaró que los signos, la cruz y el icono, están llegando a diferentes ambientes en esta primera etapa de peregrinación. Resalta que ha llegado al ambiente de la sabiduría, es decir colegios, escuelas y universidades; el ambiente juvenil a través en los encuentros juveniles en los cuales ha tenido presencia.
También ha visitado ambientes de dolor, sufrimiento y esperanza, como cárceles y hospitales; obras de misericordia como la Casa Hogar el Buen Samaritano, hogares de ancianos y áreas marginales.
“En su momento también visitará lugares que son nuevos areópagos de misión, como playas, centros comerciales, áreas abiertas donde hay mucha gente… esos lugares en donde uno menos piensa que puede llegar la Cruz y el icono, ahí van a estar”, comentó.
La primera parte de esta peregrinación finalizará en la ciudad de Panamá en el Encuentro Juvenil Arquidiocesano, que tiene fecha para el próximo 20 de agosto; y luego irá a peregrinar a los otros países que forman parte de la misión, entre esos México, el Caribe y Centroamérica.
“A su regreso a Panamá entrará por Bocas del Toro, pasará a la ciudad de Colón, de ahí a Darién, y luego visitará las parroquias del área este del país. Destacamos que aquellas parroquias que no logren ser visitadas en esta primera etapa de peregrinación, recibirán los signos en la segunda etapa que se realizará en octubre del 2018.

Artículo anterior

Estudian excomunión a mafiosos y corruptos

Siguiente artículo

Nuncio Carrascosa Coso se despide de Panamá