ChitréDiócesis

Sin barreras que limitaran el compartir

La diócesis de Chitré aún siente esa dicha de compartir con sus peregrinos gratas experiencias de fe, momentos imborrables en sus vidas que hoy resaltan como ese evangelio vivo que crecerá en su diario vivir y los impulsará a servir dentro y fuera de la iglesia.

Las delegaciones que recibió esta diócesis fueron: 53 peregrinos de las diócesis de Abruzzo e Molisei de Italia; 26 de La Toscana en Italia, 44 de Padua en Italia; 187 de Bogotá Colombia; 14 del Grupo Anunciar de Rosario-Argentina; 44 del gru-po enseñanza católica de Francia y 153 peregrinos de Cracovia.

Las experiencias de las familias de acogida han nutrido mucho más esta región que disfrutó mucho el compartir con las delegaciones de peregrinos que se avocaron a dar testimonio de fe en cada hogar, mostrando sus culturas y tradiciones, así como su fe en Dios.

Los voluntarios que vivieron esta experiencia en la diócesis dejaron sus huellas en el trabajo diario, haciendo una jornada de éxito para los días de prejornada que culminaron con una misa celebrada por Monseñor Rafael Valdivieso, en el Campo de la Inmaculada, ubicado en la circunvalación interna de Chitré.

Lo más notable

Una de las características que más se notaron en los días en las diócesis fue el gran deseo de los jó-venes de participar todos hicieron esfuerzos para superar las barreras del idioma y poder entregar sus ex-periencias, cantos, bailes y juegos.

En efecto, se logró el objetivo de la JMJ, crear esa oportunidad para que los jóvenes de todo el mundo compartieran su fe y cultura, construyendo juntos un mundo de paz.

A pesar del cansancio generado por el cambio de horarios, los peregrinos demostraron una capacidad de adaptación extraordinaria y, gracias también al espíritu de acogida de las familias, se sintieron en su casa desde el primer momento en que llegaron.

Detalles

  • Los peregrinos compartieron en el Hogar de Ancianos de Chitré, participaron de diversas nacionalidades en una simpática jornada.
  • En el día de la Misión y de la Ecología los peregrinos participaron en la siembra de plantones de guayacanes.
  • Algo curioso fue la boda celebrada en la Parroquia de San Miguel Arcángel donde se casaron los polacos Jakub y Martyna Wloch, ellos fueron voluntarios en la JMJ de Cracovia.
Artículo anterior

Con amor y misericordia trabajaron para Dios

Siguiente artículo

El joven encontrado es el “AHORA DE CRISTO”