CulturaVariedad

Somos el Valdocco de América

Como surge el proyecto

“Todo esto surge como inquietud en torno a la Jornada Mundial de la Juventud, relata el salesiano P. Carlos Vilanova, después de acompañar nuestro recorrido por el Museo. “Sabiendo que Don Bosco era uno delos santos patronos de la jornada, era una manera de honrar la memoria de este pueblo que quiere tanto a don Bosco ya que no todos pueden ir hasta Italia a conocer los lugares santos del patrono de l a juventud; entonces por propuesta del Rector Mayor y de la misma provincia nuestra de los salesianos, se pensó en hacer una réplica de la casa de San Juan Bosco donde creció, donde tuvo el primer sueño, que marca toda su vida, su misión, en I Becchi, de la casa donde se crió con sus hermanos y Mamá Margarita, su madre y primera gran educadora que lo acompaña, la mujer analfabeta gran educadora y que dio los frutos en Juan y en los otros hijos por supuesto”.

Una réplica de la casa original en Valdocco “No había planos de la casa original y un grupo del arquitecto y el padre Rómulo fueron allá, a Italia, tomaron fotos, observaron, midieron todo y trajeron un esquema con fotos. Eso se empezó a armar en octubre, y cuando uno ve la casita, se percata que son tres contenedores marítimos que forman la estructura básica, lo que también ha sido una providencia de Dios. Se armó y luego Dios nos mandó un artista, un hombre que se dedicó a muchas cosas; hay partes que parecen de madera cuando en realidad son hierro, pero que él las moldeaba, las pintaba, ha-cía las venas para envejecer la casa.

El museo Interactivo

“Luego se construyó este pequeño museo o “experiencia”, que da a conocer a Don Bosco y su carisma; está toda esta experiencia de conocer quién es, porque sucede que el panameño se ha quedado en la devoción al santo que nos ayuda, que reza por nosotros, pero hay que conocerlo, y también era una buena ocasión, en el contexto de la JMJ por todos los peregrinos que han pasado por aquí. Ahora, la idea es que esta casa, que hemos llamado “El Valdocco de América”, tal vez un poco pretencioso de nuestra parte, de aquí se pueda irradiar para nuestras obras salesianas; habrá también cursos de salesianidad, para que puedan venir aquí; tal vez no podemos viajar, pero podemos venir a Panamá, donde está el corazón de Don Bosco.

“Nosotros pensamos mucho en los educadores, que puedan pasar a hacer la experiencia, a conocer lo que es el sistema preventivo, para colaborar en ese sentido a la educación del país por la presencia salesiana de Centroamérica y otros lados del continente. Un cursito de dos o tres días, de vivencia del museo, las eucaristías en la Basílica, en fin, un proyecto que vamos a madurar; todavía está en pañales pero esa es la idea. No sólo quedarnos en el atractivo turístico sino que más bien suscite una espiritualidad y un compromiso, pensando en la educación de los jóvenes”.

El Museo fue inaugurado por el Rector Mayor de los Salesianos, P. Angel Fernández en compañía de los jóvenes salesianos que participaban en la Jornada Mundial de la Juventud

 

Artículo anterior

Que el amor sea universal

Siguiente artículo

“Busqué una salida a las drogas con el crucifijo en la mano”