DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Tarea pastoral no se detiene en Bocas del Toro

Guardando las medidas de bioseguridad, misioneros apuestan por mantener encendido su ardor evangelizador, esto les lleva a atender las necesidades pastorales y sociales de las comunidades.

Yoel E. González N.

Las diversas circunstancias que atraviesan los panameños, en cada región del país, debido a los efectos de la COVID-19, los ha movido a seguir luchando. Y la iglesia católica, en la prelatura de Bocas del Toro, aún en las limitaciones y las dificultades, ha mantenido activo el trabajo pastoral día a día.

Almirante

El párroco de la parroquia San José de Almirante, padre Roberto Vaccaru, comentó que la asistencia al templo ha bajado. “La iglesia se abrió luego de los meses de cuarentena pero, muchas fieles no han regresado a las iglesias y aún no han vuelto”.

Pero, como bien señala el sacerdote, “la iglesia sigue activa y se reactivaron las catequesis de primera comunión en las capillas. Los jóvenes, aunque en baja participación, están en la confirmación; y otro grupo activo es la Pastoral Afro.

Desde el 2020 se realizan las construcciones de dos templos: Inmaculada Concepción en Ojo de Agua y Santa María de Palmas Bellas en Milla 3.  “Van paso lento porque los materiales se han encarecido demasiado, lo que ha provocado un retraso en los trabajos”, agregó.

Se requiere del apoyo de la feligresía y de empresas para seguir levantando estas iglesias, que repercutirá en el fortalecimiento del trabajo pastoral en estas comunidades. Los donativos pueden dirigirse a la Prelatura de Bocas del Toro, a la cuenta de ahorros número 10802526557 de Multibank.

No dejan de orar por los enfermos, en ocasiones de forma virtual y otras de manera presencial.

Changuinola

En la parroquia Santa Isabel de Hungría, la feligresía es consciente de que se vive no sólo una época de cambios, sino también un cambio de época. La realidad que golpea a los pobres no es ignorada por la Iglesia, que peregrina en esta región. “Los niños, adolescentes, jóvenes, adultos son atendidos en medio de la pandemia.

De acuerdo con su párroco Jesús Sánchez, en medio de todo lo vivido, se ha trabajado hasta donde la pandemia ha permitido. “Fuimos testigos de las condiciones reales que vive nuestra gente cuando realizamos auditoría social al programa Panamá Solidario. La gente aún espera la mano amiga del estado para sentirse asegurada, por lo menos, de una comida al día”, enfatizó.

Precisamente desde la Parroquia Santa Isabel de Hungría, los Padres Agustinos Recoletos siguen  apostando por la equidad social. “Nos preocupa  que lleguemos a una situación que obligue la gente a tirarse a las calles… lo cual ha ocurrido en varias ocasiones, donde se realizan cierres de calles para solicitar bonos y bolsas al gobierno”, dijo el sacerdote.

La atención a las familias que pierden seres queridos es algo que no se ha descuidado, además del acompañamiento en el cementerio el día del entierro, guardando el distanciamiento y las medidas de bioseguridad.

ASISTENCIA. A través de Cáritas-Pastoral Social llegan las donaciones.

Isla Colón

Desde el inicio de este año 2021, la parroquia Catedral Nuestra Señora del Carmen en Isla Colón reactivó todas las actividades pastorales, tanto de las celebraciones litúrgicas como las reuniones y formaciones, siempre cuidando las medidas de bioseguridad, aseguró su párroco Alberto Kobha.

En estos momentos se encuentran en plena novena para celebrar la Solemnidad de Nuestra Señora del Carmen, el próximo 16 de julio a las 9:30 a.m. La parroquia trabaja en la catequesis de niños y jóvenes para la Primera Comunión y Confirmación. Además se inició un método virtual y por módulo, y poco a poco se ha ido llevando a lo presencial con menos horas de reunión.

Las parroquias no cesan su labor evangelizadora y de asistencia social en las comunidades.

Sobre la formación permanente para los adultos se activaron las charlas de bautismo y la preparación para el sacramento del matrimonio, todo de manera presencial.

La visita y atención a las personas adultas mayores y enfermos, que era realizada por la Pastoral de la Salud y los ministros extraordinarios, es realizada por los sacerdotes actualmente.

Los jóvenes se reúnen de manera virtual para sus formaciones y siempre participan en las actividades que se realizan en la parroquia. Diana Vásquez es la coordinadora del Grupo Juvenil y explica que desde el mes de junio se reactivaron las actividades en la parroquia San José de Chiriquí Grande.

Artículo anterior

Obras de Misericordia dependen del apoyo de los fieles ¡Cristiano, la Iglesia eres tú!

Siguiente artículo

Catequistas llamados a la santidad