DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Terciarias Capuchinas promueven la educación en niños y jóvenes

La educación en valores ha sido uno de los compromisos de las Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia, fundadas por el padre Luis Amigó, quienes enfrentan importantes retos a 65 años de la fundación del Colegio Parroquial San José de Almirante, regido por esta congregación.

Este centro educativo fundado el 4 de mayo de 1954 brinda formación a niños y jóvenes, así como las herramientas para encontrar su vocación, ya sea profesional o religiosa.

Las hermanas educan con una pedagogía específica, la pedagogía amigoniana heredada por el sacerdote Luis Amigó.

¿Cómo se educa?

De acuerdo con la directora de este centro educativo, la hermana Miroslava Núñez, la educación es brindada desde esta pedagogía, ayudando a encontrar el sentido a la vida desde Dios y para Dios, fortaleciendo la voluntad: “la vida no es light”, asegura la hermana Núñez.

“La fe y esperanza en toda persona puede recuperarse no importa la persona, no importan sus actos”, señala la hermana Miroslava, quien además asegura que, educando al menor y a su entorno familiar atendiendo la individualidad y queriendo al otro como es, con dedicación y sin horarios, se da testimonio descomplicado, sencillo y alegre de la excelencia académica y formación en valores, que son enseñados por Jesús para vivir el Reino.

Esta propuesta educativa ha dotado a Panamá de calificados profesionales y ciudadanos ejemplares. Son 65 años forman-do a la población bocatoreña y trabajando en la Iglesia para el bien común.

¿Sabías que?

El Colegio Parroquial San José de Almirante, es el único católico en la Prelatura de Bocas del Toro, evangelizando a través de la educación a niños y jóvenes.

¿Ha sido fácil?

“Por supuesto que no, la historia tiene de todo, momentos de alegría y otros de tensión; también los tonos grises hacen parte del paisaje”, destaca la Directora.

Agrega que en la actualidad tienen como proyecto la construcción de las nuevas instalaciones, ya que los años han pasado por el edificio y es necesario adquirir otro para un mejor servicio.

Para ello, necesitan la colaboración de todos, especialmente la de los ex alumnos que han amado y siguen amando su alma mater.

Artículo anterior

Observadores asumieron su compromiso cristiano y ciudadano

Siguiente artículo

Organizan feria familiar para apoyar a Radio Veraguas