Portada

Un nuevo Pentecostés avivará una vez más la fase de evangelización

Cincuenta días después de la Pascua, el Señor reavivó a sus apóstoles con la fuerza del Espíritu Santo, tal como Jesús se los había prometido antes de la ascensión. Desde ese momento se transformaron en valientes testimonios de Cristo, dejaron de ser creyentes tímidos y se convirtieron en unos misioneros audaces, capaces de contar en todas partes sobre la Resurrección de Jesús

Este acontecimiento relatado en los Hechos de los Apóstoles, marca el nacimiento de nuestra Iglesia misionera. Así como Jesucristo es el mismo ayer y siempre, hoy nosotros los bautizados estamos llamados a abra-zar nuestro papel en una nueva evangelización.

Desde el pasado lunes 14 de mayo, las 94 parroquias de la Arquidiócesis de Panamá vienen trabajando en la primera y la más importante etapa, la Fase de Evangelización; establecida por la Campaña Arquidiocesana desde la época de Monseñor Marcos Gregorio McGrat.

¿De qué trata la Fase de Evangelización?

Con el apoyo de la Vicaría de Pastoral, la Campaña Arquidiocesana logra armar cada año un valioso material que comprende temas y mensajes para transmitirlos a las comunidades. Desde las parroquias se organizan para compartir vivencias y testimonios con los fieles.

El sacerdote Luis Núñez, Vicario Pastoral de la Arquidiócesis, señala que este año el Equipo Diocesano de Animación Pastoral EDAP, conformado por sacer-dotes, religiosos y laicos; trabajó con esmero en la preparación de cuatro temas de reflexión, basados en la nueva Exhortación Apostólica del Santo Padre, Gaudete et Exsultate sobre el llamado a la santidad en el mundo actual.

“Este material nos ayudará desde las parroquias a preparar-nos con un corazón fraterno para la llegada del Vicario de Cristo a nuestro país y de los miles de peregrinos que nos visitarán en enero del 2019”, afirmó el padre Luis.

Agrega que es necesario desarrollar estos contenidos visitan-do todos los lugares que abarcan las parroquias. “Debemos organizarnos para ir a las barriadas, ve-redas, escuelas, colegios, centros de salud, instituciones públicas y comercios; a través de las Asambleas Vecinales proclamaremos la Buena Nueva, la idea es inter-cambiar ideas, hacernos preguntas, reflexionar y en unidad ser solidarios con quienes tienen hambre y sed de Dios”, dijo.

Explicó que los temas están centrados específicamente en el tercer capítulo de la exhortación del Papa que habla de las Bienaventuranzas. El EDAP decidió tomar las cuatro primeras para esta fase de evangelización:

Felices los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Felices los mansos, porque heredaran la tierra.

Felices los que lloran, porque ellos serán consolados.

Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos quedarán saciados.

Los católicos estamos llamados a abrazar nuestro papel en una nueva evangelización, Jesucristo es el mismo de siempre pero hoy se nos exige un nuevo ardor, nuevos métodos y una nueva forma de expresar ese mensaje de salvación, agregó el sacerdote.

Con la cooperación y compromiso de todos Cabe destacar que aunque se tengan fechas previstas para ejecutar esta fase, el material sirve para trabajarlo en cualquier momento y para estudiarlo con personas de todas las edades y de cualquier nivel educativo, es de fácil entendimiento ya que utilizan un lenguaje fresco y sencillo.

Desde la oficina de Vicaría de Pastoral, Margarita Jiménez, secretaria del departamento se ha encargado de organizar los folletos por paquetes y ha estado atendiendo a los párrocos que han ido directamente a retirarlo.

Mitzi de Álvarez, colaboradora de la Pastoral Bíblica y de Catequesis es una de las laicas comprometidas que participa desde el año pasado en la redacción de este material de la Campaña Arquidiocesana. Ella, por su experiencia asegura que los fieles de las parroquias siempre se ven animados en la espera de estos temas.

“He visto que quienes llevan a cabo la Campaña Arquidiocesana, siempre están dispuestos a trabajar con lo que tengan a su mano, desean con ansias que el material llegue para comenzar a compartirlo en sus barriadas, en sus grupos pastorales. Sin embargo nos quedamos cortos en la comunicación, es necesario que sepan que el material está listo solo deben buscarlo en la oficina de la Vicaria ubicada en el Arzobispado”.

Mitzi destacó la importancia de valorar estos tiempos que actualmente se viven, “estamos preparándonos para la Jornada Mundial de la Juventud, así como también seguimos caminando en nuestro Plan Pastoral”.

Invita a “rumiar la Palabra de Dios”, así como lo ha expresado el Papa Francisco y a llevar esas perlas a las personas sencillas, a los excluidos, a esos hermanos que están esperando por un gesto, por una palabra que les ayude a levantarse y salir de tanta oscuridad.

Artículo anterior

En unidad aprendamos a dialogar, a controlar la rabia y la violencia

Siguiente artículo

Doña Chelo un gran ejemplo