Uncategorized

Doña Chelo un gran ejemplo

Como les adelantamos en ediciones pasadas en esta ocasión vamos a compartirles el legado de una mujer luchadora y sacrificada por su iglesia, les hablamos de la Señora Graciela Arias de Araúz, mejor conocida como “Doña Chelo” o “Chelito”, desde la diócesis de David, ha sido colaboradora de Panorama Católico, desde que inició su circulación hace 33 años.

El pasado 15 de mayo cumplió 100 años de vida esta maravillosa mujer que dedico 33 años de caminar a la iglesia y des-de su apostolado de servicio a Panorama Católico.

Doña Chelito, se casó a los 23 años con el Comandante Juan Manuel Araúz, (Q. E.P.D), un hombre maravilloso que la apoyo siempre en todo, tuvieron cuatro hijas y nunca descuido a su familia, ni los negocios de su esposo, ni el trabajo que realizaba en esta diócesis para Panorama Católico.

“Las tareas que inició Doña Chelito han ido pasando de generación en generación a quienes han sido parte de ese grupo de hombres y mujeres que se unieron para trabajar en beneficio de este semanario, porque vieron en Doña Chelo, a una mujer servicial, dispuesta a ayudar al prójimo de manera desinteresada y este testimonio les ha ido impulsando a seguir su labor”, dijo Elizabeth una de las colaboradoras.

Su vida de casada junto a su esposo la llevaron a ser activos ambos en diversos grupos como: miembros y fundadores del Comité pro-construcción del templo Sagrado Corazón de Jesús, además ella fue miembro de la Asociación de Damas de la Caridad y el Club Rotario de David y su esposo fue comandante del cuerpo de bomberos de Chiriquí, otra misión de ayuda al prójimo.

Finalmente hizo un llamado a “hacer obras de forma desinteresada, sin pensar en la recompensa, simplemente hacerlo con Amor”. “Estoy ansiosa y feliz por mis 100 años, agradecida por mi familia tan linda que Dios me ha regalado, por disfrutar de mis nietos, bisnietos que la adoran y de su bisnieta más pequeña que cumple 23 años.

Artículo anterior

Un nuevo Pentecostés avivará una vez más la fase de evangelización

Siguiente artículo

El don del Espíritu Santo