Actualidad

Un sancocho bendecido en honor a San Pedro Nolasco

La actividad, que inició con la bendición, se realiza en el marco de la festividad de San Pedro Nolasco.  Este evento es una tradición donde, a semejanza del santo mercedario, se raparte un sancocho como expresión de caridad cristiana.

Estefany Rodríguez

La octava versión de la Feria del Sancocho Panameño, organizada en la Iglesia de La Merced, Casco Antiguo, bajo la supervisión de la reconocida Chef  Rachel Pol, cumplió su objetivo: “dar de comer al prójimo”.

La actividad, que inició con la bendición, se hace en el marco de la festividad de San Pedro Nolasco. Este evento es una tradición donde, a semejanza del santo mercedario, se reparte un sancocho como expresión de caridad con el prójimo, informó el padre Javier Mañas, Superior de la comunidad mercedaria.

En esta edición, seis equipos se lanzaron a la competencia de cocinar el sancocho al estilo panameño. Los grupos parroquiales, que participan en el concurso, se preparan y cocinan con leña, como lo exige la organización.

“Una vez hecha la bendición, la chef hace la degustación y pasa paila por paila revisando, y una vez realizado el recorrido escoge a los ganadores y se hace la premiación”, explicó el padre Mañas.

Manos a la obra
  • Esta feria tiene 8 ediciones en Panamá, y es organizada en la Iglesia de La Merced, Casco Antiguo, en la fiesta de San Pedro Nolasco.
  • De esta actividad, salieron 500 platos de sancocho que se entregaron a habitantes de Casco Antiguo y sus alrededores, turistas, policías y voluntarios.
  • El sancocho es probado por un jurado, y la encargada este año fue la reconocida chef Rachel Pol, quien fue la encargada de degustar de las 6 pailas.

El trabajo de la chef Rachel Pol declaró ganadores al sancocho de la Pastoral Juvenil, quienes, emocionados, recibieron el premio de esta octava edición. 

Y el resultado fue 500 platos de sopa que se repartieron entre turistas y habitantes de Casco Antiguo y sus alrededores, que degustaron del sabroso sancocho panameño. 

ACTO. El sancocho fue bendecido, antes de su distribución.

Los jóvenes de la Pastoral Juvenil de esta parroquia formaron parte de la organización de esta actividad y “fue una experiencia que nos une a la acción pastoral, a la cual nos integramos desde la celebración de la JMJ en nuestro país, 2019, reveló el joven Álvaro Ortega. 

Para Ricardo Gago, del Comité de Restauración de las Iglesias del Casco Antiguo, esta actividad es la expresión de una iglesia viva y se reconoce como uno de los más entusiastas fieles de la parroquia Nuestra Señora de La Merced.

El padre Javier García Rodríguez, encargado de la Pastoral Juvenil en Santiago de Compostela, España, presidió las novenas en honor a San Pedro Nolasco, y vivió esta experiencia “inolvidable”. Panamá y su iglesia cautivó al sacerdote español que estuvo en la  JMJ 2019.

SANCOCHO. Fueron 500 platos de sopa que se repartieron entre turistas y habitantes de Casco Antiguo.

Vivir al estilo de San Pedro Nolasco nos recuerda nuestra misión de cristianos y la responsabilidad que tenemos en compartir con los demás, mirar al lado y ayudar a los más necesitados, ya sea con un plato de comida o con nuestra presencia.

Cabe señalar que años anteriores participaban hasta 10 grupos que concursaban. Este año, debido a la pandemia, la participación se ha reducido, pero con el mismo amor y dedicación de los organizadores y todas las personas que participaron desde las novenas, las celebraciones eucarísticas y el toque final, con la feria del sancocho panameño, actividad que une nuestras tradiciones panameñas con nuestra herencia cultural.

San Pedro Nolasco es conocido por ser patrono de los cautivos, fue fundador de la orden de la Merced y su obra consistió en rescatar cristianos en tiempos en que los musulmanes saqueaban las costas y se los llevaban como esclavos al África. Al ser rescatados, se les brindaba alimentación como parte del festín de su liberación, razón por la cual la orden, sigue brindando alimentación a los mas necesitados en el día de este gran santo.

Artículo anterior

Portobelo ya está listo para pedir perdón a la Eucaristía

Siguiente artículo

La misión nacional despertó la fuerza de los laicos