CatequesisEspiritualidad

Una catequesis comunitaria, nuevo desafío que enfrenta hoy la iglesia

La catequesis nace de la fe de la comunidad, pero ella misma es creadora de comunidad en la medida en que se la concibe como un proceso de búsqueda permanente e inacabada o como una lectura que intenta articular Palabra, vivencias personales y comunitarias, y signos de los tiempos.

Todo catequista, finalmente, ejerce una paternidad espiritual sobre sus catequizandos engendrándolos a la fe, pero él también acaba siendo, a su vez, engendrado en su fe adulta, llamado a crecer, en la medida en que escucha e interpreta esta palabra de Dios o esta “pequeña biblia” que es el otro creciendo en su singularidad.

Adoptar decididamente una catequesis del camino, flexible en sus estructuras y ritmos, pero deseosa de unirse a la vida de la comunidad y revitalizar a sus agentes pastorales responsables. La catequesis se dirige en primer término a los adultos en términos de responsabilidad para descubrir, cada uno y en conjunto, en los textos bíblicos, la vida comunitaria, la fe y el sentido de la vida, y progresar en ella.

Pero si la parroquia sigue siendo un lugar de reunión de una masa más o menos anónima de fieles que no buscan en ella más que una serie de servicios religiosos rutinarios, es inevitable que la catequesis no sea más que un apéndice despreciable en el organigrama pastoral, una actividad marginal reservada más bien para los jóvenes o para algún tipo aislado de personas (novios, tercera edad, etc.), asumido por catequistas funcionarios, normalmente para preparar para un sacramento. Urge entonces pensar en lo que nos pide el Papa Francisco salir a hacer comunidad dentro de la comunidad parroquial.

Nuevas comunidades han nacido de las cenizas del antiguo modelo de parroquia: han nacido re-orientadas para centrarse en la Palabra, agrupadas en torno a un equipo de animación de mayoría laical, solidarias en la «diaconía» social al mismo tiempo, protagonistas del rito litúrgico renovado.

Artículo anterior

¿Cómo nació la Biblia?

Siguiente artículo

Rescatan joven colombiana víctima de trata