Actualidad

¡Una puerta abierta a la esperanza!

“Esta puerta da acceso a Cristo, El mismo Jesús lo dijo: ¡Yo soy la Puerta de las ovejas!. A la salvación solo se llega por medio del Hijo Unigénito”, así lo manifestó el Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Domingo Ulloa en la misa de bendición de la Puerta Santa y apertura del Año Jubilar por el centenario de la canonización de Santa Margarita María de Alacoque.

El pasado domingo la Orden la Visitación de Santa María dio inicio a este Año Santo decretado por el Papa Francisco por medio de la Penitenciaria Apostólica de Roma. “Este jubileo permite redescubrir el don de la fe; una puerta abierta a la esperanza. Es la posibilidad de cambiar, porque la conversión no depende de nosotros, es obra

de Dios en el corazón humano, los invito a renovar esta gracia, exhorta el Arzobispo de Panamá a la feligresía presente en la solemnidad.

La hermana María Isabel Arrocha, Madre Superiora de la Congregación en Panamá explicó que todos aquellos que peregrinen al templo de sus Monasterios en el mundo y atraviesen la Puerta Santa con las condiciones habituales podrán ganar Indulgencia Plenaria.

Agrega que esta celebración les está dando la oportunidad de dar a conocer a todos la devoción al Sagrado Corazón y sus tesoros insondables, tal como lo hizo Santa María Margarita de Alacoque, quien recibió esta misión como vidente de las revelaciones del mismo Jesús.

¿Cómo ganar la Indulgencia Plenaria?

Las monjas de clausura que residen en el Monasterio de la Visitación de Santa María, ubicado en Las Cumbres, explicaron que las condiciones habituales para ganar la Indulgencia Plenaria es estar en estado de gracia, confesarse y comulgar y orar por las intenciones del Papa.

El primer viernes de cada mes podrá ser recibida, así como otras fechas específicas de solemnidades especiales.

Artículo anterior

Refuerzan el verdadero sentido de la fiesta cristiana de Todos los Santos

Siguiente artículo

El matrimonio: signo de esperanza humana y espiritual