reportaje

Refuerzan el verdadero sentido de la fiesta cristiana de Todos los Santos

Panamá es el país centroamericano con más adeptos al catolicismo, sin embargo no se escapa del agresivo bombardeo publicitario que incita a la celebración del Halloween o día de brujas. En casi todos los establecimientos comerciales de Panamá, vemos decoraciones y disfraces para lucir en estas festividades paganas, ya muy esperadas por los niños y jóvenes.

Para contrarrestar esta realidad que viene creciendo desde hace años en el país, el Colegio Parroquial San Judas Tadeo ideó hace más de 15 años un evento para celebrar por todo lo alto el “Día de todos los Santos”. Realizan una caminata por los alrededores del colegio, ubicado en Campo Limbergh.

“Veíamos mucha euforia en los niños que esperaban octubre para vivir el Halloween, una fiesta que viene de Irlanda pero que estaba calando desde entonces en nuestros estudiantes. Varios docentes nos unimos e ideamos esta caminata para evangelizar e inculcar valores a los alumnos de preescolar, afirmó la maestra Juana Ramos, coordinadora de la actividad.

El éxito de esta iniciativa en tusiasmó a la comunidad, actualmente

participan estudiantes de toda primaria y de 7mo y 8vo grado. “El padre Severo, como rector del colegio nos apoya muchísimo, también nos acompaña el Arzobispo de Panamá y la banda de la misma institución”, afirmó.

Como colegio católico enseñan y refuerzan en todos sus estudiantes la misión que se tiene como bautizados. “Estamos llamados a buscar la santidad, lo propio de los cristianos es celebrar el triunfo de la vida y promover el bien en todo momento” dijo la docente.

Iniciarán a las 8 y media de la mañana, con el apoyo de los educadores y algunos familiares que se involucran en la caminata.

Durante esta semana los padres y representantes afinarán detalles de los vestuarios que lucirán sus hijos, también elaboran carteles con una breve reseña de la vida del santo elegido, los grados más avanzados realizarán conversatorios sobre el testimonio de estos hermanos que vivieron en santidad.

Cada docente realiza luego en su aula, alguna dinámica que refuerce lo aprendido y vivido durante la divertida actividad.

Artículo anterior

El Maestro y su doctrina

Siguiente artículo

¡Una puerta abierta a la esperanza!