DiócesisPenonomé

El Valle posee gran riqueza histórica

Coclé es una región hermosa con lugares pintorescos. En esta ocasión queremos destacar la riqueza que ofrece el Valle de Antón, a través de un lugar muy atractivo, un sitio para conocer la historia y la colección bien ordenada de arte precolombino, religioso, artesanías, pinturas, y hasta información geológica; en el museo del Valle de Antón.

La inquietud o idea de abrir un museo surgió con el deseo de plasmar la historia de este pueblo, es decir, no solo ver el pueblo, sino  conocer las fuentes del mismo. 

Se colocó la primera piedra el 3  de febrero de 1992, y se inauguró  el 3 de julio de 1993,  con  la  bendición  del Arzobispo de Panamá, Monseñor Marcos Gregorio McGrath.

El museo se encuentra en la calle Central de El Valle, entre la iglesia San José y la biblioteca. Al llegar se observan diferentes secciones, divididas en seis partes, que involucran el arte precolombino, arte  religioso, etnografía de los siglos XIX y XX, artesanías, arte pictórico  y geología. 

Cada día, más turistas nacionales y extranjeros se acercan a observar este museo, porque quieren saber más sobre qué hay dentro y cómo surge la historia de El Valle. Muchos quedan impresionados con las piedras y utensilios que utilizaban nuestros antepasados.

Zulema Rodríguez, una de las  guías manifestó que este lugar es de gran riqueza para la provincia por la gran información geológica que maneja, además del tema cultural y de nuestras  tradiciones. 

Rodríguez recalcó el gran legado del Padre José Noto, el cual se esmeró en dejar a la población dos  hermosos libros en los cuales escribe la historia de esta comunidad bajo el título “Para mis valleros”. Además destacó que el Valle de Antón era antes un pueblo de  muchos animales, y que la gente  venía a cazar y traían muchas herramientas. 

Para resaltar el aspecto religioso,  se puede observar un cuadro de la Virgen de Murillo, joya del museo del Valle, una verdadera obra colonial del siglo VIII que fue encontrada en la residencia de  Paula Rodríguez, quien la donó.

Es preciso rescatar las manifestaciones religiosas que desde los  primeros siglos fueron guiando al  pueblo del Valle. El Padre Samuel Arcia, párroco en cargado de la Iglesia de San José señaló que los  primeros moradores dependían para las misas y realización de los sacramentos de las iglesias y capillas de San Carlos, Antón y Penonomé.

Gabriela Meneses, residente señaló que el Valle es un lugar para manifestar la historia a las generaciones presentes, para que no se  olviden de sus raíces. Esta dama también rescató algunos de los  primeros objetos religiosos que  se  utilizaron en  la  primera  capilla. 

Para Meneses es de suma importancia que todos los pueblos tengan un museo que cuente la historia, pues esto no solo ayuda a turistas nacionales y extranjeros, sino también a los que viven en estas comunidades cercanas y desconocen de estos sitios de gran importancia. “No podemos olvidar nuestra historia que es lo que  identifica  nuestra vida”, dijo.

Para los residentes del Valle este  lugar es insigne, ya que muestra el gran valor histórico de su región, lo que marca en la diócesis un  punto de encuentro para  muchos eventos diocesanos e interdiocesano, también por su agradable clima. 

El Valle es un corregimiento turístico que pertenece al distrito de Antón; está ubicado en el área nororiental del corregimiento del mismo nombre, y según los geólogos es un cráter o una caldera de un volcán.

Artículo anterior

Un sueño hecho realidad en Portobelo

Siguiente artículo

Estudiantes del colegio Saint Mary comprometidos con las obras sociales