DiócesisSantiago

Visita a privados de libertad

Monseñor Audilio Aguilar, obispo de la diócesis de Santiago ofició una eucaristía en el Centro Penitenciario de Santiago, con motivo de la festividad de Nuestra Señora de la Merced, patrona de los privados de libertad.

Esta advocación es ciertamente una invocación antigua que expresa un aspecto esencial del misterio de María, la cual evoca su presencia maternal y misericordiosa a favor de los que se hallan en peligros y ansiedad, para que, rotas las cadenas de toda opresión, alcancen la plena libertad del cuerpo y del espíritu.

Para la celebración eucarística el obispo estuvo acompañado por sacerdotes y voluntarios de la pastoral penitenciaria que participan colaborando en este centro. También contó con la participación de los privados de libertad y autoridades de este centro de cumplimiento.

Cabe destacar que la Iglesia diocesana tiene presencia a través de voluntarios y el acompañamiento espiritual del padre Higuinio Rodríguez, quien semanalmente realiza visitas a los hermanos privados de libertad.

“El trabajo pastoral en este lugar ha sido arduo, pero con la fuerza de Dios y el poderoso auxilio de la santísima Virgen María, en su advocación de Nuestra Señora de la Merced, se hace posible, afirmó el sacerdote Rodríguez

Artículo anterior

Creer en Dios sin ser religioso

Siguiente artículo

Las crisis como llamada espiritual