Variedad

Vivir hoy una cuaresma con esperanza

Para esta Cuaresma, Pastoral Social-Cáritas invita a reflexionar un texto del mensaje cuaresmal del Papa. Estamos en la cuarta semana.

Antes de cada celebración vamos a preparar la mesa con su mantel, la cruz, la Biblia, una vela encendida y una flor o planta que simboliza nuestra esperanza.

Oremos

Por la Señal de la… Oh, Jesús, que cargaste con la cruz. Tú fuiste el pionero de nuestra fe y vas delante de nosotros abriéndonos el camino. Danos fuerza para cumplir en todo momento la voluntad de tu Padre celestial. Transforma nuestro corazón para que seamos hermanos solidarios, dispuestos a compartir la vida, las alegrías y también las cruces de nuestros hermanos. Danos la alegría de tomar nuestra cruz de cada día y de seguirte para ser dignos de ti. Amén.

Leamos el mensaje del Papa

Es esperanza en la reconciliación, a la que San Pablo nos exhorta con pasión: «Os pedimos que os reconciliéis con Dios» (2 Co 5,20). Al recibir el perdón, en el Sacramento que está en el corazón de nuestro proceso de conversión, también nosotros nos convertimos en difusores del perdón: al haberlo acogido nosotros, podemos ofrecerlo, siendo capaces de vivir un diálogo atento y adoptando un comportamiento que conforte a quien se encuentra herido. El perdón de Dios, también mediante nuestras palabras y gestos, permite vivir una Pascua de fraternidad. En la Cuaresma, estemos más atentos a «decir palabras de aliento, que reconfortan, que fortalecen, que consuelan, que estimulan», en lugar de «palabras que humillan, que entristecen, que irritan, que desprecian» (Carta enc. Fratelli tutti [FT], 223). A veces, para dar esperanza, es suficiente con ser «una persona amable, que deja a un lado sus ansiedades y urgencias para prestar atención, para regalar una sonrisa, para decir una palabra que estimule, para posibilitar un espacio de escucha en medio de tanta indiferencia» (ibíd., 224). En el recogimiento y el silencio de la oración, se nos da la esperanza como inspiración y luz interior, que ilumina los desafíos y las decisiones de nuestra misión: por esto es fundamental recogerse en oración (cf. Mt 6,6) y encontrar, en la intimidad, al Padre de la ternura. Vivir una Cuaresma con esperanza significa sentir que, en Jesucristo, somos testigos del tiempo nuevo, en el que Dios “hace nuevas todas las cosas”, (cf. Ap 21,1-6). Significa recibir la esperanza de Cristo que entrega su vida en la cruz y que Dios resucita al tercer día, “dispuestos siempre para dar explicación a todo el que nos pida una razón de nuestra esperanza”, (cf. 1 P 3,15).

Reflexionemos el Texto Bíblico

1Pe. 3:8-16

Compartamos

  1. ¿Qué estamos haciendo hoy, como familia o comunidad, por los afligidos y enfermos que sufren las consecuencias de la pandemia por haber perdido un ser querido, su empleo, su vivienda, la falta de alimentos, medicinas, entre otras?
  2. Como miembro de una comunidad ¿hemos buscado derribar los muros que nos impiden sentir/percibir las necesidades de nuestros hermanos?

Construyamos

  1. Realicemos en familia una acción que sea un mensaje de esperanza para una familia necesitada.
  2. Sembremos en familia, una planta como símbolo de esperanza y cuidado de la familia.
  3. Oremos por los campesinos y todas aquellas personas que hacen posible que los alimentos lleguen hasta su mesa.

Celebremos

Padre nuestro que estás en la calle

https://www.youtube.com/watch?-v=UdE0Yvy3q_c

Oremos en familia

y comunidad

Concluimos con unas peticiones espontáneas, un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria, un signo de la paz y la bendición.

Artículo anterior

¿Vivir en la comodidad o aceptar el llamado de Jesús en el desierto?

Siguiente artículo

Huellas de un santo: Moisés González Crespo