DavidDiócesis

Voluntariado: estímulo que en este 2020 ha impulsado a los jóvenes

La diócesis de David ha convenido ejecutar valiosos proyectos de fe, pero el quehacer de la juventud se ha volcado a la atención por los que nada tienen.

Irving Ríos Quiroz / Yoel González Núñez

Durante esta pandemia, algo que ha resaltado en Panamá ha sido el apoyo y solidaridad de muchas personas frente a los que nada tienen, apoyándoles con donaciones. Muchos sin empleos, no tienen recursos para subsistir y dependen de la caridad del hermano que les pueda ayudar. Recientemente, las inundaciones en regiones como Chiriquí, Bocas del Toro y Veraguas han movido a una gran cantidad de voluntarios a salir al encuentro del necesitado, que, por los estragos de la naturaleza, lo han perdido todo. 

Así es como un grupo de jóvenes de movimientos y grupos parroquiales, además de residentes de comunidades diocesanas se han sumado para servir y poder contribuir con su tiempo para llegar a esas personas que están atravesando por momentos difíciles. No buscan reconocimiento, ni beneficios, tienen la satisfacción de saber que ayudaron a quienes más lo necesitaban.

Dios ejerce un papel importante en sus vidas, aún si no tienen frecuencia en una iglesia católica.

Alejandro Cano tiene 22 años, es estudiante de Ingeniería Zootecnista. Vive en el distrito de Gualaca junto a sus hermanos y sus papás, es el hijo mayor, servidor de Dios incansable, no pertenece a un grupo parroquial, ni asiste con frecuencia a la iglesia, pero asegura que no hay palabras para describir el grado de satisfacción al ver los rostros que sonríen de todas esas personas a quienes ha llegado en estos momentos. Así como este joven ha podido donar su tiempo, muchos desde las diversas parroquias en la diócesis de David, también lo han hecho, movidos por ese amor a Dios y llenos de esperanza de servir al prójimo.

ESFUERZO. Ocupan su tiempo para ayudar a los demás.

Cano asegura que aprendió mucho viviendo esta realidad junto a cientos de damnificados, “la palabra todo, se queda pequeña, Dios viene a ser en mi vida como el eje sobre el que gira la rueda, ese ser de amor y bondad, sin él la rueda no puede funcionar y mi vida no tendría sentido, sin él me sentiría frustrado, para mí lo es todo.  Dios es mi único punto de apoyo, quien me motiva todos los días en mis decisiones y proyectos”, enfatizó Cano.

Kevin Jair Suárez Aguilar tiene 21 años, vive con sus padres y hermanas, trabaja junto a su papá, además sirve en el Misión Juvenil Vicentina (MIJUVI). A este joven le gusta jugar baloncesto y fútbol. Suárez cuenta que ese amor a Dios lo impulsó a servir para atender a quienes lo necesiten, sea por la pandemia o por las inundaciones, pues para él “Dios es todo, me ha dado la vida y la salvación”.

VOLUNTAD. No importan las distancias, su deseo es servir.

Ayudar es una de las manifestaciones más hermosas, Kevin explica que esto de darle la mano a otros es maravilloso, ver las sonrisas en quienes reciben un apoyo en momentos difíciles es gratificante.

Elías Jiménez Samudio de la parroquia Inmaculada Concepción, ubicada en la comunidad de La Concepción, estudia Técnico en Religión Ética y Valores. Vive con sus padres y siempre ha tenido su apoyo en su misión dentro de la iglesia. Su mayor pasatiempo es servir en la parroquia, asegura que allí se siente feliz, es lo que su corazón anhela, le gusta escribir, leer, compartir y escuchar a las personas.

Jóvenes de diversas comunidades y parroquias, motivados por el don de servir y ayudar a los demás.

Su impulso de servir al prójimo es porque Dios ama a su pueblo y él desea también imitar esa forma de amar y hacerlo con esas personas que están atravesando en estos momentos por dificultades. Servir para él es una decisión de día a día, “tú decides si quieres hacerlo con amor o sin amor”, explica Jiménez.

Este joven voluntario explica que Dios es un puente en su vida, que ha permitido en su caminar seguirlo: “Dejo mi comodidad, porque anhelo seguir las huellas de Jesús, nunca dijo un no a nadie, ese ejemplo que regalo a sus discípulos me sirve a mí para también amar a los que tanto lo necesitan”, puntualizó.

Artículo anterior

Modelo de fraternidad: el buen samaritano

Siguiente artículo

¿Quién reina en tu corazón?