Espiritualidad

Voluntarios con Don Bosco

El corazón de varios jóvenes, en varias partes del mundo, surge el deseo de una consagración total al Señor, según el espíritu salesiano, a ser vivida en el mundo, en la secularidad, y con modalidad masculina.

Redacción

Algunas personas se preguntan: ¿Cuál ha de ser el sentido de su vida? y llegan a encontrar a otros, que les ayuden a discernir, y al fin – con plena libertad – se involucran en un movimiento de voluntariado en favor de los demás y de la verdad.

Pero el Señor siempre pide más, y si esa persona llega a ser consciente de su misión de bautizado y logra ver su vida desde la fe, haciendo una lectura evangélica; se compromete por anunciar el Reino, en el lugar donde le toca estar: en el estudio, trabajo, en su casa.

La referencia esencial es a Don Bosco, a su vida, a su experiencia, a su riqueza espiritual.

Pero ¿Qué pasa con aquellos jóvenes decididos a seguir radicalmente el Evangelio y no se sienten llamados a la vocación del matrimonio o a la vida sacerdotal o religiosa? ¿Qué pasa con todos aquellos jóvenes que han sentido el llamado del Señor – para servirlo desde su profesión, trabajo, barrio, familia – reconociendo que Dios los consagró para hacer de todo lo creado y de todo el mundo una alabanza a Él? ¿Qué decirle al Señor si me pide servirlo así? ¿Puede pedir esto el Señor?

De hecho, el Señor no se deja ganar en generosidad y ha pedido que muchos jóvenes respondan, desde la secularidad, para anunciar a Cristo a los jóvenes de hoy, según el carisma salesiano.

¿A qué se dedican los Voluntarios con Don Bosco?

Los Voluntarios con Don Bosco se dedican a las mas variadas actividades de trabajo laboral y de apostolado, se les ve en las escuelas, hospitales, en todo lo que contribuya al bien de la sociedad, en especial de los jóvenes y de apostolado en muy amplio en campo de acción pastoral y catequético.

¿Cómo viven?

Viven de manera mas radical su seguimiento a Cristo por medio de los votos de castidad, pobreza y obediencia, por regular viven solos o con sus familias, y a un que no viven en comunidad, la fraternidad entre los grupos y hermanos es elemental.

IDENTIDAD DEL VOLUNTARIO
  • Están conscientes de su propia consagración bautismal, por medio de la profesión de los consejos evangélicos. Se comprometen a vivir, como Cristo, un amor casto, pobre y obediente.
  • No se separan del mundo, de su propio ambiente, del trabajo y de la familia, sino que trabajan aportando la plenitud de su radical elección de amor.
  • Viven la vocación de seculares consagrados en el espíritu salesiano en atención especial por los jóvenes, sobre todo por los más pobres, las vocaciones y las misiones.

¿Cómo es eso?

Por la castidad, nos proponemos ser signo del amor de Dios a la humanidad, reflejando sobre todo a los jóvenes la caridad cristiana, haciéndoles ver que en un mundo generalmente hedonista, es posible amar desinteresadamente porque es posible alcanzar la santidad hoy.

Por la pobreza, somos testimonio de solidaridad con los más necesitados, y brindamos al mundo la posibilidad de vivir compartiendo nuestros bienes, poniendo nuestros puestos de trabajo al servicio del Reino de Dios y liberándonos del ídolo del tener.

Por la obediencia, descubrimos a las personas que nos rodean la posibilidad de conocer un mundo de servicio anónimo, donde el respeto y la obediencia a Dios y las autoridades marcan la diferencia frente a un mundo que busca el afán de figuración, poder y perdona poco.

Es un proyecto de vida de acuerdo con el Evangelio, en respuesta a nuestro bautismo.
Para un mejor servicio e imitación de Cristo vivimos nuestra vocación con una reserva prudente y responsable, sin llevar algún distintivo especial, no manifestando nuestra condición de consagrados, el testimonio de vida de los CDB manifiesta su primacía de Cristo y de que son consagrados.

Actualmente ya están presentes en mas de 20 países extendiendo el Reino del Señor con el carisma salesiano CDB: México, Honduras, Panamá, Venezuela, Argentina, Paraguay, Colombia, Perú, Estados Unidos, Costa Rica, el Salvador, Guatemala, España, Italia, República Checa y de Eslovaquia, Malta, Nigeria y Corea.

Artículo anterior

Nuestra Señora de Lourdes: un mensaje de esperanza en tiempos de pandemia

Siguiente artículo

Proponen excluir el “derecho al aborto”