CatequesisEspiritualidad

Y le pondrá por nombre «Emmanuel»

Los nombres de Emmanuel y Jesús tienen un mismo significado, pues el primero significa Dios con nosotros, y el segundo, Dios salva. Jesús vino con la misión de salvar a su pueblo de sus pecados.

Comisión Arquidiocesana de Catequesis

El profeta Isaías anuncia, siete siglos antes del nacimiento de Jesús: “He aquí que una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarán su nombre Emmanuel, Dios con nosotros” (Is 7,14). Pero el ángel le anunció a María, la Virgen, que daría a luz un hijo y: “le pondrás por nombre Jesús” (Lc 1, 31). ¿Por qué la diferencia en el nombre? Algunos catequistas hemos recibido esta interrogante por parte de nuestros interlocutores. ¿Cómo responder?

Jesús es Dios hecho hombre, Hijo del Altísimo, según anunció el ángel a María.

“Emmanuel” significa “Dios con nosotros”. Jesús es Dios; esto también se lo aclaró el ángel a la Virgen: “lo que nacerá de ti será santo, será llamado Hijo de Dios” (Lc 1,35). Además, Jesús en lengua hebrea se dice Yehoshuah y quiere decir Yahvéh salva, Dios salva.

Isaías predicó a los gobernantes de su tiempo en contra de buscar la seguridad por medios humanos, pues la paz y la prosperidad están en las promesas de Dios a su pueblo. Pero esas promesas requieren una respuesta fiel por parte del pueblo. Anunció la llegada de un mesías que traerá la paz y la justicia y consolidará el trono de David, su siervo.

Jesús, naciendo de María Virgen, vino a salvar a su pueblo de sus pecados. El nombre expresa la misión del Hijo de Dios al encarnarse. Es el que viene a dar la salud al alma. ¿Quién puede perdonar los pecados sino Dios?, se preguntan los enemigos de Cristo, escandalizados porque ha curado a un paralítico en Cafarnaúm anunciándole el perdón de sus pecados (cf. Mc 2,5). Lo acusan de que al perdonar los pecados, se iguala a Dios, y no se equivocan: sólo Dios puede perdonar los pecados de los hombres. Por eso los perdonaba, porque era Dios, y para eso se había encarnado. En Jesús, se cumple la profecía de Isaías.

Luces. El Mesías traerá la paz y la justicia
En el tiempo del profeta Isaías, el rey Acaz no puso su confianza en Dios y por ello, recibió duras críticas por parte del profeta. Hoy, también nosotros nos vemos tentados a buscar la paz y la justicia por medios propios, olvidando que estas son promesas que están en manos de Dios, a quien debemos convertirnos.
Artículo anterior

Condimentación natural, esencial en la alimentación del niño con diabetes

Siguiente artículo

Disciplina y prudencia ante el Covid piden líderes de comunidades de fe