Colón – Kuna YalaDiócesis

2021 un año de esperanza para Colón-Kuna Yala

Renovar proyectos, iniciar nuevos planes y compartir con aquellos que nada tienen, así como fortalecer la fe en quienes se han alejado, son metas este año.

Yoel E. González Núñez

Al iniciar un nuevo llega también la posibilidad de una vacuna contra el Covid-19. En los sacerdotes, religiosas, fieles y laicos que realizan un trabajo pastoral en la diócesis de Colón-Kuna Yala renace la esperanza de dias mejores.

Monseñor Manuel Ochogavía Barahona, Obispo de esta diócesis, abriga la esperanza que todo pasará, y vendrán dias mejores. Asimismo llamó a estar unidos en la oración confiados en que Cristo Jesús está con nosotros y nos nos abandonará.

Elvia Macías / Parroquia San Vicente de Paul
Pido aumentar mi fe, que todas podamos redescubrir el valor a la vida, y cuidarnos, trazar metas especialmente en lo espiritual.

El padre Henry Salvador Oliva, párroco de la parroquia María Auxiliadora, ubicada en Nuevo Colón, señaló que el 2020 nos ha marcado a todos y lamentó “no poder celebrar las eucaristías de manera presencial, ni tener nuevos espacios para los niños”.

Reconoció que no todo es negativo pues la solidaridad y generosidad de los pobladores de Santa Rita Arribas hasta Villa Alondra, han sostenido el comedor parroquial con sus donaciones.

Por su parte, el padre José del Carmen Ortega, párroco del Santuario Nuestra Señora del Carmen, ubicada en Colón indicó que el año 2020 fue un año en el que se puede hacer vida la profecía de Isaías: «Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, sus caminos no son mis caminos» (Is 55,9).

Sonia Bennett / Parroquia San Vicente de Paul
Abramos nuestros corazones para que Dios tome control de nuestras vidas. Pido que la juventud cambie su forma de pensar y actuar

El sacerdote señaló que esta experiencia ha llevado a valorar lo que antes parecía evidente porque “nos ha planteado una nueva manera de llegar a los fieles, y ha sido un despertar a muchos que estaban alejados y fríos en la fe”.

Janet Cabezas / Parroquia San Vicente de Paul
Espero que Dios nos libre de esta pandemia a nivel mundial para que podamos abrazar a nuestros seres queridos.

Este año 2021 será un reto pastoral considera el padre Ortega. Explicó que será un renovar nuevamente la fe personal y la de muchas personas en las comunidades.  “La nueva acción evangelizadora estará marcada con un estilo distinto. Pedimos al Espíritu Santo sabiduría y discernimiento para enfrentar los cambios que estamos viviendo, de manera particular en la salud y economía”, dijo.

Mariana Angúlo, es miembro de la parroquia San Vicente de Paul, y comentó que “estamos viviendo tiempos difíciles, con mucha carga negativa afectando de manera personal y comunitaria, nuestras emociones y nuestra economía”.

Ruby Peynetsa / Parroquia San Vicente de Paul
Esperamos que este nuevo año 2021 nos traiga mucha salud, paz y armonía para nuestra diócesis, nuestro país y el mundo entero.

Sin embargo, igualmente reconoce que en medio de esta realidad la fe se ha fortalecido en las familias y aunque el desempleo les ha golpeado, el amor, el respeto y la unidad, ha podido enfrentar las pruebas.

Angúlo enfatizó que cada persona sabe qué aportó en su comunidad, cómo ayudó al prójimo, y exhortó que asimismo hay que interezarse por ayudar a la iglesia que desarrolla proyectos comunitarios a corto y largo plazo que readundan en beneficio de los más afectados, por ende, de los más necesitados de la comunidad parroquial.

Artículo anterior

En la Sagrada Familia de Nazaret cabemos todos

Siguiente artículo

Las religiones al servicio de la fraternidad