ActualidadAdviento

Adviento, camino de conversión y reconciliación

¡Bienvenidos hermanos!, nos reunimos una vez más para celebrar este tiempo litúrgico de Adviento, como tiempo de preparación para la venida del Señor.

Estamos invitados a adentrarnos en ese camino de conversión que nos propone el Señor para alcanzar la verdadera libertad de espíritu que nos impulse a ser esos mensajeros de la Buena Noticia, en esta sociedad que tanto lo necesita.

Hecho de Vida:

“¿Por qué pertenezco a la Iglesia? Cuando reflexiono seriamente, lo encuentro realmente inexplicable. En cierta manera no soy yo quien ha escogido la Iglesia; más bien tengo conciencia de haber sido escogido por la Iglesia.

He tenido que luchar por decirlo así, con una elección que me ha precedido y que por todos lados ha sido más fuerte que yo. A los 19 años me he rebelado.

¿Por qué estaba embarcado en esta nave? ¿Por qué había tenido unos padres católicos, una educación católicos?

Me parecía imposible llamar a esto libertad. Durante una crisis, que muy bien ha durado un año, he buscado, he procurado rezar, amar, vivir en grupo, meditando el Evangelio. Después, poco a poco, he ido entendiendo que esta nave era la mía.

Me saben mal los defectos de la Iglesia, pero la vida profunda, el conocimiento extraordinario de Dios, me han venido a través de ella.

¿Cómo explicarlo? ¿No es así el don de la fe? Ahora entiendo mi bautismo así: «Dios me ha amado primero, se me ha adelantado” (Testimonio de un laico).

Escuchamos la Palabra de Dios Leer Mt. 3,1-12 (Convertíos porque ha llegado el Reino de los Cielos. Una voz grita en el desierto: «Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos”).

Artículo anterior

26 años trabajando el diálogo y la espiritualidad conyugal

Siguiente artículo

Dietas extremas peligran salud de las jovencitas