Colón – Kuna YalaDiócesis

Albergue de María, 20 años sirviendo

El Albergue de María, ha brindado sus servicios gratuitos, durante 20 años a todas las comunidades de la diócesis de Colón-Kuna Yala y el Vicariato de Darién. Su obra inició oficialmente el 11 de febrero de 2000.

Atiende a personas que viven con el VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) y a los pacientes de SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida), niños y niñas, adolescentes, jóvenes y adultos, internos y externos, pobres, abandonados y rechazados, asistiéndoles moral, espiritual y materialmente (necesidades básicas).

Desde sus inicios, más de 1,000 personas adultas, 600 niños y sus familiares se han beneficiado de los programas que ejecuta este centro. Actualmente son 26 internos, entre niños y adultos, 280 personas son atendidas externamente y 100 reciben de comer.

El Hermano Mayor, fundador y director del Albergue, es el padre Vicente Morgante, que junto a hermanas Pequeñas Hijas de María, es parte de la Fraternidad Pequeña Familia de María. Ellos llegaron a Colón en 1995 y crean la Fundación de Domus Mariae y posteriormente el albergue.

El centro tiene un programa único e independiente de otras organizaciones que prestan servicio a los enfermos de SIDA.

No hay otro programa igual en Panamá que abarque todas las dimensiones de atención integral y prestaciones para los que sufren a causa del VIH-SIDA y sus familiares. Resalta el padre Mongarte, que el principal propósito con este albergue es mostrar el amor y la compasión de Cristo y de su iglesia para con estos hermanos, a ejemplo del Buen Samaritano.

Asistirle como Cristo mismo, ayudarles a superar la barrera de la enfermedad y de la culpa moral, permanecer cerca y ofrecerles toda clase de alivio moral y espiritual.

Programas

Dentro del Albergue de María se realizan los siguientes programas de atención integral: Programa de evangelización y asistencia espiritual y la casa de espiritualidad Domus Mariae, Casa Corazón Eucarístico de Jesús para jóvenes y adultos que requieran ingresar para su recuperación y Casa San José para niños y niñas, entre otros.

Además, cuentan con la Clínica pediátrica de VIH/SIDA y Clínica de odontología para adultos y niños, Consultorio de Psicología para la revelación diagnóstica y adherencia de los niños, Asistencia y seguimiento en trabajo social, Programa nutricional (bolsas de comida y fórmulas lácteas).

¿Cómo se sostiene? Su principal fuente de sostenimiento es la confianza en la divina providencia. El Albergue de María recibe y ofrece sus servicios gratuitamente a todas las personas que viven con el VIH-SIDA que no cuentan con recursos económicos, marginados o sin familia que los puedan asistir; incluso aquellos que tienen familiares, y estos los rechazan o por situaciones graves no los puedan cuidar.

Artículo anterior

De Eva a María

Siguiente artículo

Transmitiendo la fe hoy