Comunidadsalud

Aparición de cálculos renales

Pablo Solís   

Los cálculos renales, nefrolitiasis, litiasis renal o piedra en el riñón, son términos que se refieren a la formación de un fragmento de material sólido, compuesto de sales de fosfato y carbonato cálcico ó úricas, dentro de este órgano, a partir de sustancias que se encuentran en la orina. 

La Dra. Celeste Alston, encargada del Servicio de Urología Pediátrica de la CSS, explicó que la mayoría de los cálculos renales se forman debido a la combinación de dos factores como son:

–          Genéticos: que pueden tener predisposición por herencia.

–          Hábitos alimenticios: cuyos elementos de riesgo incluyen niveles altos de calcio en la orina, obesidad, ciertos alimentos, medicamentos como los suplementos de calcio, hiperparatiroidismo, gota y la insuficiente ingesta de líquidos.

La uróloga indicó que en un niño, aparte de estos factores, hay que involucrar si hay alteraciones anatómicas, por ejemplo un riñón con una obstrucción que no permite que la orina drene bien y ese cambio fisiológico provoca se quede retenida, y hace que el calcio se agregue y forme los cálculos renales. 

Detalló la especialista que la dieta juega un papel importante en los niños, ya que actualmente se consume demasiada comida chatarra, la cual contiene mucho sodio y este elemento químico aunado al no tomar suficiente agua, provoca que haya más infantes con cálculos renales.

“Ahora vemos casos de niños tan frecuentes como en un adulto”, mencionó la Dra. Alston. Explica  que en los infantes, los uréteres por donde van a bajar los cálculos renales a la vejiga se dilatan fácilmente y el niño puede expulsarlos cuando son pequeños, sin la necesidad de realizar una cirugía, pero cuando llegan a ser mucho más grandes, necesitan un manejo quirúrgico.

Por la mala alimentación de estos días, es común ver a niños con este padecimiento.

 Procedimientos

La Dra. Alston indicó que no existe medicamento alguno que disuelva los cálculos renales más comunes como los de oxalato de calcio, estos, normalmente, son expulsados por el organismo,  y en caso contrario se deberá realizar algún tipo de procedimiento quirúrgico.

Existen también los cálculos de ácido úrico, los cuales se pueden diluir con medicamentos, dependiendo de su tamaño, añadió la especialista. 

 La uróloga detalló que las piedras pueden comprometer todo un riñón y se llama “cálculo coraliforme” por la forma que tiene, parecido a un coral, y no son tan comunes; ya que la mayoría de los cálculos son más pequeños.

 Normalmente un cálculo renal, que tenga menos de 0.6 centímetros, se puede expulsar solo, los cálculos mayores a un centímetro requieren una intervención quirúrgica, agregó la Dra. Alston.

 Destacó que en los casos en los que el cálculo obstruye el riñón y no permite que la orina fluya, el líquido va aumentando la presión dentro, y poco a poco este órgano va perdiendo su capacidad de funcionar.  

 Agregó que cuando el riñón presenta retención de orina, se conoce como “hidronefrosis” y esa presión alta no permite que este órgano se siga desarrollando bien y puede provocar que el paciente lo pierda.

Artículo anterior

A Herrera y Los Santos las une la fe y la solidaridad

Siguiente artículo

¿LLORAS POR TUS PECADOS?