ComunidadFamilia

Aprovecha el potencial inicial de tu bebé

La estimulación temprana es la práctica de actividades y ejercicios por parte de los niños y bebés, que fomenta su desarrollo psicomotor y cognitivo.

A través de actividades y juegos, los padres pueden ayudar a configurar su sistema nervioso y aumentar las capacidades del cerebro para lograr que estos desarrollen todo su potencial.

El objetivo principal de la estimulación temprana es hacer de las actividades una rutina agradable para el bebé, de modo que estas aumenten la calidad de sus primeras experiencias sensoriales y la adquisición de las mejores herramientas para su desarrollo. La idea es que el niño vaya desarrollando sus habilidades, autonomía e independencia.

Beneficios de la estimulación 

Ofrece una mayor plasticidad cerebral, aumento en el uso de las capacidades del cerebro, un óptimo desarrollo del lenguaje, avance en el desarrollo psicomotor, un mejor manejo de las emociones entre otras ventajas.

La licenciada Sharon Rodríguez, estimuladora de la Unidad Local de Atención Primaria en Salud de la Caja de Seguro Social en Capira, comentó que los beneficios de la estimulación es preparar al niño desde pequeño a socializar con su entorno, ya que abarca la manera en que el pequeño se va a integrar a la sociedad. Rodríguez agregó que desde el nacimiento hasta los seis años de vida, porque en este periodo es cuando más conexiones neuronales se establecen en su cerebro y es cuando él desarrolla la estructura de su pensamiento. Por eso se recomienda realizar las actividades a partir de los 45 días de vida.

Artículo anterior

Deja atrás los rencores dando paso a la gracia del perdón

Siguiente artículo

Diócesis afrontará nuevos retos el 2020