Inicio

Arrancó el Año de la Familia con desafíos y entusiasmo

Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, arzobispo de Panamá, invitó a los movimientos de familia para que se integren unos con otros, y dejen de ser islas. “Cada uno tiene una riqueza que el otro puede aprovechar”, dijo.

Eduardo Soto P. / Fotos Omar Montenegro

La Catedral Basílica Santa María la Antigua recobró el viernes 19 de marzo su ánimo y ese calor de mamá orgullosa que la pandemia le había opacado. El vientre se le volvió a llenar de hijos y de cantos alegres.

¿El motivo? La misa de apertura del Año “Familia Amoris Laetitia”, al amparo de San José, por los 5 años de esta Exhortación de Francisco que, según señaló el arzobispo José Domingo Ulloa Mendieta, contiene palabras de valentía, estímulo, reflexión y, en términos más amplios, está llena de sugerencias para caminos pastorales que no debemos dejar caer en el vacío”.

COMPROMISO. Las familias están para ser misioneras del mensaje evangélico. Desde los adultos mayores hasta los más jóvenes: todos tienen la vocación de servicio.

Los movimientos de familia 

A la cita en la Catedral acudieron todos los movimientos que atienden la Pastoral Familiar en la Arquidiócesis, a cuyos líderes el Arzobispo les volvió a advertir: “Este Año, por lo tanto, es una oportunidad para llegar a las familias, no para hacerlas sentir solas ante las dificultades, sino para caminar con ellas, para escucharlas y para emprender iniciativas pastorales que les ayuden a cultivar su amor diario”.

“Somos muy conscientes de que el Papa Francisco nos insta a renovar pastoralmente. Y esto también se aplica a la pastoral familiar”, les subrayó.

Itinerario
  • Un año para acompañar la pastoral de preparación al matrimonio con nuevos itinerarios catecumenales.
  • Potenciar la pastoral de acompañamiento de los matrimonios con encuentros de profundización.
  • Organizar encuentros para los padres sobre la educación de sus hijos.
  • Promover encuentros de reflexión e intercambio sobre la belleza y dificultades de la vida.
  • Promover en las familias su natural vocación misionera, y desarrollar un pastoral de personas mayores.

 Apuntó que un “primer aspecto de esta renovación pastoral que me gustaría subrayar es la necesidad de una mayor colaboración”, porque “la Iglesia debe aprender a compartir las experiencias que a lo largo de los años han sido fructíferas”.

Cambiar la mentalidad

“Debemos pasar de pensar en las familias como un simple “objeto” de la pastoral a pensar en ellas como el “sujeto” de la pastoral”, reafirmó el Arzobispo, quien señaló que este año se debe “implicar a las familias” en el trabajo de evangelización.

LOS LIRIOS. Monseñor Ulloa contó que un relato apócrifo se cuenta que doce jóvenes pretendieron a la virgen María, y todos entregaron unas ramas secas. Cuando ella tomó la de José se convirtió en un lirio. Por eso la imagen del santo lleva esa flor, en señal de haber sido elegido para cuidar a la Sagrada Familia. El arzobispo entregó un lirio a cada familia para que asuman también la misión de cuidadores de las iglesias domésticas.

Conversión pastoral

“Este año es una oportunidad para dar un empujón a la pastoral familiar, para hacer que los proyectos pastorales sean transversales, y no haya más compartimentos. Los hijos acompañantes, los jóvenes, los novios, los cónyuges y los ancianos deben tener lugar a la luz de una visión integral y unificada de la planificación pastoral, que puede ser una fuente de gran creatividad”, dijo el Arzobispo.

En reiteradas ocasiones monseñor Ulloa les ha señalado a la Pastoral Familiar y movimientos que “basta de tratar de convencernos unos a otros de algo en lo que ya creemos (…) es hora de salir y trabajar porque en la calle es que están las familias que necesitan acompañamiento”.

ENTRONIZACIÓN. San José fue entronizado en los hogares panameños para que les ilumine con sus virtudes.

Seminario Mayor

En el Seminario Mayor también se celebró a San José, en una ceremonia que fue aprovechada para bendecir los ornamentos de los seminaristas que en entrar al orden como diáconos y presbíteros.

Las ordenaciones serán la próxima semana en Capira, San Miguelito y la Catedral.

NUEVOS DIÁCONOS. Miguel Ángel Sánchez y Erick Javier Quiroz Arias recibirán el sacramento del orden, en el tercer grado.

A los seminaristas les dijo el Arzobispo: “San José no se encerró en sí mismo. Atrincherarse envenena las relaciones, amarga la vida de uno mismo y enferma las relaciones con los demás”.

 

Y añadió: “Al final, si cada uno se parapeta en su trinchera y vive al otro y a sus circunstancias, por sorprendentes que nos resulten, como un enemigo, perdemos todos”.

PRESBITERO. Luis Ángel Laguna Magallón recibirá el ministerio del presbiterado, de manos del Arzobispo.

Podemos encontrar la homilía de monseñor Ulloa para la Fiesta de San José en el Seminario Mayor San José aquí:

Homilía Fiesta del Seminario Mayor San José y Fiesta de San José Seminario Mayor San José, 19 de marzo de 2021

 

Artículo anterior

La responsabilidad: un valor fundamental en la sociedad

Siguiente artículo

Desafíos pastorales motivan cambios en las parroquias