CatequesisEspiritualidad

Biblia y catequesis: conectar la existencia con la catequesis y la sagrada escritura

Existen algunos elementos de convergencia entre Biblia y Catequesis, es decir, puntos en que podemos trabajar en común:
− Conocer las Escrituras para conocer a Cristo.
− La catequesis encuentra en la Biblia el mejor lenguaje de la fe.
− La catequesis debe poner en contacto con los textos e iniciar en la comprensión y aplicación a la vida. La lectura de la Biblia exige unos presupuestos antropológicos, existenciales, de fe. Si nadie se ha hecho preguntas existenciales: “a quien puedo amar, si hay algo más de la materialidad…” no se va a poder entender esa experiencia de la Biblia. Hay que descubrir que está pidiendo esa persona a nivel existencial.
− La Biblia y la catequesis no proponen ideas, invitan a una experiencia de salvación. Debe provocar una experiencia de vida, no solo llenar la cabeza de ideas.
− Es tarea de la catequesis provocar un corazón abierto a la Palabra. Hay que quitar malos conceptos que hay de la Biblia porque supone un bloqueo para la persona. Hay que provocar un encuentro con la vida, una apertura del corazón. Esto lo hace la catequesis.
− La catequesis lleva a conocer el corazón de Dios a través de la Escritura. Se accede a través de un encuentro. La Palabra nos abre hacia las actitudes de Dios: oración, compartir. Hay que saber manejar los textos que propician el encuentro con Dios.
Existen también lecturas deficientes o parciales de la Biblia
− La lectura “al pie de la letra”. Nos quedamos con la superficialidad. No llegamos al mensaje. El texto se debe interpretar.
− La lectura dogmática. Se utiliza la Biblia para justificar los dogmas y verdades religiosas.
− La lectura exclusivamente exegética o académica. Se ha despreciado el sentido literal. Se ha despreciado la intencionalidad del autor para transmitir su mensaje.
− Lectura esteticista o anecdótica. Para disfrutar de sus poemas y relatos, es superficial.
− Reducirla a historias ejemplares. Pueden ser útiles en ciertos momentos evolutivos de la persona. Muchas veces se reduce a lo moral, pero no solo es un mensaje moral. Sino de confianza, esperanza, perdón.
− Hacer una lectura reduccionista. Utilizar lo que nos interesa.
Son advertencias para no utilizar la Biblia de esta manera y caer en exceso. Hay que leer la Biblia en su conjunto. ¿Estamos disimulando el lenguaje o evitando el conflicto? Porque el conflicto crea madurez.

Artículo anterior

Cristiano, “la Iglesia eres Tú”

Siguiente artículo

Jesús salva lo que está perdido