ActualidadDiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Bocas del Toro posee gente con esperanza

Alrededor de 600 personas entre niños, jóvenes y adultos de diferentes comunidades de la prelatura de Bocas del Toro participaron de la Cita Eucarística, celebrada en el gimnasio del Colegio San José en Almirante.

Durante esta cita que inició el sábado 12 con la llegada de los peregrinos desde las 12pm hubo animación, formación con temas, Eucaristía, acto penitencial, rezo del Santo Rosario y Hora Santa; culminó el domingo 13 con la Santa Eucaristía y la procesión del Santísimo Sacramento.

Destaca el sacerdote Roberto Vacaru, párroco de la Iglesia San José, que el lema en esta jornada fue dedicado al mensaje del Papa Francisco: “Bautizados y Enviados, con motivo del mes de las misiones extraordinarias.

Durante este encuentro se contó con testimonios de jóvenes que tuvieron la oportunidad de compartir su experiencia de fe. Unos 150 fueron acogidos en las casas de las familias de Almirante, la noche del sábado y el resto de peregrinos llegó el domingo para el cierre de la Cita Eucarística.

Reflexión

En su intervención Monseñor Aníbal Saldaña, Obispo de la Prelatura recordó que esta cita eucarística lleva pocos años de realizarse, pero ha servido de estímulo para los fieles interesados en crecer en su camino de fe precisamente en el Mes de las Misiones, un tiempo que invita a ese reencuentro con la Palabra y la fe que es una tarea para que todos sean parte de la

evangelización.

Explicó el Obispo que, el Papa Francisco nos ha recordado en este mes de octubre el norte que como Iglesia tenemos: “en Bocas del Toro tenemos un gran desafío, seguir siendo más que una región de turismo y banano, una comunidad donde todos crecen en su fe y dan testimonio de ello a pesar de las necesidades que enfrentan”.

Resaltó Saldaña que, en el Evangelio preguntaban sobre los orígenes de Jesús. “Apliquemos este hecho de las sagradas Escrituras para reflexionar, todos saben que esta tierra es una de las que posee unos indíces más altos de pobreza, sin embargo se les olvida decir que lo importante es su gente, quienes confían en la misericordia de

Dios, anhelan un mejor futuro, orando y trabajando para ello también”.

La prelatura tiene una combinación de gente de diversas regiones, incluso indígenas como los Gnäbe Buglé y los afro caribeños. “Todos han hecho parte primordial en esta tierra y son parte de un ejemplo de superación a pesar de sus limitaciones”, acotó el obispo.

Los protagonistas

A la Cita acudieron los sacerdotes de las comunidades parroquiales de San Agustín en Kankintú, Fray John Freddy Reyes, Fray Bolívar Sosa y el padre Nelson Tiusaba, agustinos recoletos del área de Ñokribo uno panameño y dos comblianos. De la parroquia de San José en Chiriquí Grande el presbítero José March acudió con 80 fieles de su comunidad y el padre Alberto de la parroquia Nuestra Señora del Carmen en Isla Colón, quien también llegó con miembros de su feligresía.

El padre Víctor López agustino recoleto de la cuasiparroquia San Vicente ubicada en Guabito, el padre Juan Solís asistió acompañado por la comunidad de El Empalme, especificamente la parroquia Sagrado Corazón de Jesús.

También estuvo presente el presbítero Armando Rodríguez, vicario cooperador de la parroquia San Antonio de Padua en la comunidad Bribri, que pertenece a la diócesis de Limón en Costa Rica, lo acompañaron fieles de esa parroquia.

De la Iglessia Santa Isabel de Hungría acudió una representación de sus fieles con los sacerdotes Jesús Sánchez y José María Avendía encargados de esta comunidad parroquial.

Acudieron feligreses de la comunidad de Huaca, un grupo de indígenas quienes caminaron más de tres horas para llegar a Almirante y vivir en pleno la Cita Eucarística.

Artículo anterior

Juventud sale a misionar con mucho entusiasmo

Siguiente artículo

Tercer Encuentro Juvenil Franciscano