Comunidadsalud

Buena higiene bucal es vital para evitar la retracción de las encías

La retracción gingival  es la disminución del nivel normal de las encías y deja al descubierto la raíz del diente. 

Diamar Díaz Nieto

Hace varios meses atrás, Juan se miró al espejo, extendió la comisura de sus labios, observó su dentadura, y dijo: «ya mí sonrisa no es bonita, me están creciendo los dientes… los tengo largos»; no obstante, lo que desconoce es que ese aparente crecimiento se debe a que está expuesta la raíz de sus piezas dentales.  

Con el tiempo descubre que un primo que sufre de diabetes  tiene una situación similar, que le provocó la pérdida de un diente y que otros estén flojos y desnivelados; por lo que  comprende que lo que sucede va más allá de un problema estético y se cuestiona qué puede hacer para  no le ocurra lo mismo.  La afección de Juan y a su primo es la retracción de encías.

La Dra. Icenith Barrios V., coordinadora de Bioseguridad del Departamento Nacional de Odontología de la Caja de Seguro Social (CSS), explicó que la retracción de encías se produce por una disminución del nivel normal de las encías y en consecuencia queda al descubierto la raíz del diente. 

Causan retracción 
  • Gingivitis: es la fase inicial de la enfermedad periodontal, produce enrojecimiento, irritación e inflamación de las encías.  Si se trata a tiempo es reversible.
  • Piorrea: término popular utilizado para referirse a la enfermedad periodontal, es la fase más avanzada de la enfermedad e involucra pérdida del hueso de la encía. 
  • Cepillado Agresivo: consiste en cepillar con fuerza excesiva, utilizando cepillos que tienen cerdas duras y sumado a una mala técnica de cepillado puede causar la retracción de las encías. 

Señaló que no existe una edad específica para que se manifieste este tipo de recesión gingival; sin embargo, es más común a medida que aumenta la edad, haciéndose más presente en los adultos mayores.

Detalló que la retracción de las encías puede causar hipersensibilidad dental, tanto por el frío como por  el calor y también provoca la aparición de caries dental en la raíz expuesta.

Todo ello,  de no tratarse, conlleva a la pérdida progresiva de la encía y del hueso de soporte de la dentadura y, en algunos casos,  hasta desencadenar en la pérdida de dientes.

La especialista puntualizó que la afección puede tener múltiples causas que van desde la mala técnica de cepillado, mala alimentación, mala posición dental,  gingivitis, periodontitis, enfermedades crónicas, incluso por problemas del sistema inmune.

IMPORTANTE. Visitar al odontólogo, dos veces al año para prevenir problemas dentales.

Prevención con técnicas sencillas 

Este mal se puede prevenir evitando el factor causal, con técnicas tan sencillas como el cepillarse los dientes

Indicó que la base de un correcto cepillado es: usar un cepillo de dientes de cerdas suaves y evitar ejercer  presión excesiva porque podemos lastimarnos las encías.

Hacer  esta acción higiénica después de cada comida y justo antes de dormir; complementar el cepillado con el uso del hilo dental y el enjuague bucal, para alcanzar áreas que son de difícil acceso para el cepillo.

Recalcó que es fundamental visitar al odontólogo dos veces por año.

Recomendó a las personas con diabetes, el proponerse mantener una buena salud dental, y aunada a esta higiene, procurar un control de los niveles de azúcar, puesto que incide en la aparición de placa, lo que puede conllevar a un aumento de enfermedades gingivales y periodontales.

Artículo anterior

Como ovejas sin pastor

Siguiente artículo

Treinta y seis años de tradición brinda el coro parroquial de San Cristóbal en Chepo