Actualidad

Campaña Arquidiocesana, 46 años de corresponsabilidad con la iglesia

La pandemia ha obligado a la Campaña Arquidiocesana a reinventarse. Además del sistema de recaudación tradicional, se incorpora el sistema de recaudación digital.

Betzaida Toulier U.

Jacky y Yazmín viven distantes una de otra; pero las une el amor a su Iglesia. Al igual que un gran número de laicos, han dedicado tiempo y esfuerzo como voluntarias de la Campaña Arquidiocesana.

Para Jacky Orillac, el servicio a la Iglesia viene de familia. Su padre Raúl Orillac fue el primer Director de la Campaña Arquidiocesana en 1975.

Tenía apenas 8 años de edad y recuerda que su papá atendía muchísimas reuniones con Monseñor McGrath, en el antiguo arzobispado que quedaba en el Marañón.

Toda la familia Orillac se involucraba. “Mi madre fue siempre voluntaria y repartía las alcancías por el barrio”; “de adolescente también fui voluntaria en la repartición y recolección de alcancías. Con firmeza dijo: “la Campaña Arquidiocesana llegó para quedarse”.

Y es cierto. En medio de estos momentos difíciles, la Campaña al igual que aquellos años, cuenta con laicos como Yazmín Valderrama, que este domingo lidera un grupo de voluntarios que visitarán casa por casa, la Parroquia Jesús Buen Pastor para entregar los Sobres de Corresponsabilidad, donde los fieles depositarán su donación.

Hace 11 años inició como voluntaria. “Nunca pensé que sería directora parroquial de la Campaña Arquidiocesana, por mi timidez”.

Para Yazmín no fue fácil esa primera entrega de alcancía a un hogar en Las Garzas de Pacora. “Logré vencer la pena y animé a la familia a ser corresponsable con su Iglesia, y recibieron la alcancía convencidos de su compromiso”.

Hoy domingo, miles de visitadores de distintas parroquias de la arquidiócesis harán ese trabajo voluntario de distribuir sobres en lugar de alcancías, casa por casa.

LAICOS. Antes, visitadores distribuían alcancías y recorrían las calles con botellas para pedir apoyo. Ahora, se distribuirán en las parroquias los conocidos «Sobres de Corresponsabilidad».

46 años de historia

El 13 de julio de 1975, siendo Arzobispo de Panamá, Monseñor Marcos Gregorio McGrath, se crea la Campaña de Promoción Arquidiocesana con el lema: “Cristiano la Iglesia eres Tú”.

“Desde sus inicios, el objetivo es obtener fondos para desarrollar los programas de evangelización y acción pastoral de la iglesia arquidiocesana”, hace memoria, Marisín Moreno, del Comité Ejecutivo de la Campaña.

Con el correr de los años, el brazo ejecutor han sido los laicos comprometidos con la Obra de Dios que cumplen su apostolado, hoy bajo la dirección y el acompañamiento de Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, Arzobispo Metropolitano, con el respaldo del Comité Ejecutivo.

Como bien señala el Director General de la Campaña, Mario Filópulos, los valores que destacan a la campaña son la corresponsabilidad para con la Iglesia Católica Arquidiocesana: la solidaridad, el apostolado y la evangelización.

Evangelización y Solidaridad 

Desde hace muchos años, previo a la colecta, se realiza la Fase de Evangelización, con temas y mensajes para transmitirlos a la comunidad, compartiendo vivencias y testimonios con los fieles y reflexionando sobre el desempeño como cristianos ante una sociedad afectada por muchos antivalores.

Luego inicia la Fase de Solidaridad, que antes de la pandemia iniciaba con la Colecta en las Calles y continuaba con el aporte a través de las alcancías, que se distribuían por 6 a 8 semanas en los hogares, algunos colegios y comercios.

También está el Fondo de Apostolado, programa de donaciones permanentes, donde personas colaboran con aportaciones durante todo el año de manera periódica. Y para ayudar a recaudar más fondos se creó el Evento Católico del Año, actividad que además es un espacio para la diversión sana.

Pero en el 2020, debido al COVID-19, la Campaña Arquidiocesana se vio obligada a suspender las actividades programadas: la colecta en las calles, las jornadas de entrega y recolección de las alcancías, el Evento Católico del Año y la recaudación anual del Fondo de Apostolado.

Recaudación
  • Entrega de Sobres de Corresponsabilidad el 13 de junio y el 18 de julio devolución de los Sobres y la entrega de los donativos.
  • Nuevo Sistema de Recaudación Digital a través de la página iglesiaerestu.org. Con la tarjeta de crédito y acceso a internet, se puede hacer donaciones.
  • Se mantiene el Fondo de Apostolado, programa de donaciones permanentes, donde las personas colaboran con aportaciones durante todo el año de manera periódica.

Nuevas formas de recaudación

SOBRES. Este domingo 13 de junio serán distribuidas en toda la Arquidiócesis.

ÇAnte la pandemia, los Directivos de la Campaña Arquidiocesana consideraron oportuno desarrollar un plan de mercadeo para analizar la situación, así como diseñar las estrategias y acciones que permitan a la organización lograr sus objetivos.

Hoy es todo un reto conseguir donativos, pero el Director General de la Campaña, Mario Filópulos, considera que esta realidad obliga a ser proactivos y consolidar una buena base: tanto en infraestructura como promocional, para poder cosechar luego los resultados esperados.

Por esta razón, la Campaña lanza este domingo 13 de junio dos sistemas principales de recaudación: Sistema Convencional con Sobres de la Corresponsabilidad, que como explica Filópulos, sustituye de momento, a la tradicional alcancía.  “De esta manera se permite que las personas puedan realizar donaciones puntuales con dinero en efectivo, de manera fácil y segura”, indicó. Agregó que también está el nuevo Sistema de Recaudación Digital, a través de la página www.iglesiaerestu.org. “Facilita que las personas con tarjeta de crédito y acceso a internet, puedan hacer donaciones puntuales y recurrentes de manera cómoda y segura. “Disponible a cualquier hora y momento del año”, comentó el Director General de la Campaña.

Invitación a ser generosos

RESPALDO. El Arzobispo Metropolitano, José D. Ulloa Mendieta, siempre involucrado en todas las actividades de la Campaña Arquidiocesana.

Mario Filópulos reiteró el llamado a la feligresía en general de apoyar económicamente con el sostenimiento de todas las pastorales, misiones y obras de Misericordia que atiende la Iglesia Arquidicoesana. “La Palabra de Dios nos invita a ser generosos” recordó.

Citó a Mateo 6,2: «Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa».

También recordó las palabras de la Madre Teresa de Calcuta que dijo: “Debemos crecer en el amor y, para ello, hay que amar constantemente y dar y seguir dando hasta que nos duela… Hacer cosas ordinarias con un amor extraordinario. Este dar hasta que duela, ese sacrificio, es lo que llamo amor en acción”.

Artículo anterior

A 50 años de la primera Cita Eucarística arquidiocesana

Siguiente artículo

Fray Jorge: nuevo presbítero de la Orden de San Agustín