ChitréDiócesis

Fray Jorge: nuevo presbítero de la Orden de San Agustín

El obispo aprovechó la celebración de la ordenación sacerdotal para invitar a las familias a no tener miedo, a ser generosos con la Iglesia y la sociedad. Acompañar al hijo en su vocación, para cuando el Señor les llame.

Déborah L. Bravo B.

Fray Jorge Isaac Moreno Govea de la Orden de San Agustín fue ordenado presbítero, en ceremonia presidida por Monseñor Manuel Ochogavía Barahona OSA, en la parroquia Nuestra Señora Del Rosario de Chitré, el sábado 5 de junio, celebración que inició con la presentación del candidato, Vicario del Vicariato de Santo Tomás de Villanueva, por Fray Angel Luis Quintero OSA.

“Un recuerdo viene a mi memoria, cuando siendo párroco de esta parroquia Nuestra Señora del Rosario se acercó a mi un joven lleno de miedo, pero decidido a responder al llamado que el Señor había puesto en su corazón”, narró Monseñor Ochogavía, al momento de su homilía.

FAMILIA. Sus padres estuvieron presentes en la ordenación.

Presentes en la ceremonia, el Vicario del Vicariato de Santo Tomás de Villanueva que comprende Costa Rica y Panamá,  Fray Angel Luis Quintero; Director y Prior del Colegio San Agustín de David, Fray Salvador Barba, el párroco de Nuestra Señora de El Rosario de Chitré,  Fray Agustín Arbaiza.

También, y como en toda ordenación, acompañaron a Fray Jorge Isaac sus padres Bety y Jorge; familiares, así como la comunidad parroquial que le vio crecer en su formación, frailes, diáconos y seminaristas de la Orden de San Agustín; religiosas y religiosos.

El Obispo de la Diócesis de Colón continuó narrando en su homilía, sobre aquellas largas conversaciones con Fray Jorge Isaac, y de paso, explicación a los presentes:  “es normal sentir miedo, es algo que todos experimentamos, y va a estar contigo, lo importante es que en tu corazón  debe crecer cada día más la confianza en que Dios es el que lleva esta tarea”. 

Y es que el presbítero está llamado a confiar en el Señor y enseñarle a los fieles también, que lo más importante es confiar en Él. Además reiteró, que los éxitos de este mundo o lo que aparentemente es éxito, nos pueden inflar  y sabemos que cuando uno se infla termina mal”. 

Una familia que transmite la fe, y una comunidad que acompaña una vocación.

Monseñor Ochogavía aconsejó al nuevo presbítero tener siempre presente tres palabras: generosidad, coraje y caridad.

En cuanto a la generosidad dijo: “no importa si la comida es buena o es simplemente un café, todo es gracia de Dios.  No importa si se duerme en un cartón, o en una cama cómoda o lujosa. No importa… lo importante es ser generoso”. 

Respecto al coraje, el obispo aclaró que “ser valiente no es ser peleoncito, regañón, cascarabia, eso aleja mucho a la gente.  No se trata de ser el valiente, el mandamás, el que aquí se hace lo que yo digo”. 

En cuanto a la caridad dijo que debemos ponernos en los zapatos del otro, vivir compasivamente sintiendo del otro sus alegrías, dolores, preocupaciones, “para que nada de lo que tu pueblo vive sea ajeno a tu corazón”. 

Para concluir su mensaje Monseñor Ochogavía dió las gracias a Jorge y Bety padres de Fray Jorge Isaac por el Don de dar un hijo a la Iglesia, por respetar la vocación de su hijo, y enseñarle amar a Dios, y enseñarle a ser generoso.

Dirigiendo su mirada a los padres del nuevo presbítero, con emotivas palabras les dijo: “Gracias Jorge y Bety por las oraciones con las cuales han sostenido la vocación de su hijo.  Con  la vocación de su hijo también la Orden de San Agustín se enriquece”.  

HERMANOS. En la comunidad agustina en Chitré la alegría es enorme; están de fiesta y constante oración.

Tras la homilía, se celebró el rito de consagración del nuevo presbítero, con la oración de toda la Iglesia unida por ellos y la imposición de manos. La celebración finalizó con unas palabras de Fray Jorge Isaac agradeciendo a todos su presencia, en especial a su familia por haberle transmitido la fe, y pidiendo que recen mucho por él para que sea un buen sacerdote fiel, servidor del Evangelio y de la sociedad.

Jorge Isaac, ya ordenado sacerdote, concelebró su primera Eucaristía el sábado 5 de junio a las 6:00 p.m., en la Capilla Nuestra Señora de Guadalupe.

Artículo anterior

Campaña Arquidiocesana, 46 años de corresponsabilidad con la iglesia

Siguiente artículo

Veraguas recordó los 50 años de la desaparición de Héctor Gallego