EspiritualidadFormación

Cantan al Señor con la vida misma

Trabajan arduamente para cantar no sólo con la voz, sino con el corazón y luego de la experiencia que vivieron en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), están más comprometidos, formándose no sólo en lo musical, sino que cada semana reman para avanzar un poco más en lo humano y espiritual.

El Profesor Elías Osorio, director del Coro Arquidiocesano Santa María La Antigua señala que la experiencia vivida en la JMJ 2019 permitió reforzar las filas del coro. “Actualmente estamos hablando de casi 100 personas que de manera activa  integran el coro arquidiocesano; cada sábado nos reunimos des-de la 1 p.m. hasta las 4:30 p.m. para cumplir con sus ensayos”, afirmó.

Osorio asegura que ese año y medio que tuvieron preparándose,  caló en la visión que ahora tienen de su servicio musical dentro de la Iglesia. “Actualmente se esfuerzan por no faltar a ningún ensayo, buscan prepararse más.” acotó.

Por su parte José Berastegui, subdirector del Coro de la Arquidiócesis describe con entusiasmo el momento que viven como familia. “Este año estamos viviendo una nueva etapa post JMJ, hemos establecido cuatro comisiones: musical, espiritual, litúrgica y humana. Todos los miembros deben participar en una comisión y en nuestros encuentros abrimos el compás para dar paso a esta formación que nos tiene bien entusiasma-dos”.

Berastegui asegura que poco a poco ha ido cambiando la  for-ma de ver, escuchar y  de actuar  como músicos del Señor.  “Es-tamos bien claros que no nos salvaremos por cantar bonito, nuestra misión va más allá de cantar en una Cita Eucarística o en las celebraciones de Semana Santa” dijo.

Asegura que esta metodología les ayudará a velar por la espiritualidad comunitaria, también fortalecerá las relaciones interpersonales entre los miembros, conocerán a profundidad la liturgia  y lógicamente mejorarán cada vez más en lo musical”, concluyó.

Artículo anterior

La Pascua: La fiesta del cristiano

Siguiente artículo

Cursillistas de cristiandad de Panamá llevan una Cruz a las alturas de Olá