DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Celebran 136 años de devoción

La devoción a Nuestra Señora del Carmen ha trascendido en la vida de los cientos de feligreses de la parroquia cuya advocación mariana lleva 136 años de festejarse en Isla Colón, Prelatura de Bocas del Toro.

En esta parroquia se encuentran el padre Alberto Kobha, párroco, y el padre Johannes Fajar, vicario parroquial, ambos de la Comunidad de Misioneros del Verbo Divino. Provienen de Indonesia y llevan acá dos años de trabajo pastoral en el que han reiniciado una serie de proyectos y motivado a empezar otros.

El padre Alberto Kobha se dejó ver afanado en las tareas propias de una fiesta patronal. Al otro lado, junto a un grupo de niños, el padre Johannes Fajar comparte un canto a la Virgen, motivándolos para que lo entonaran con sus melodiosas voces.

Durante la novena acudieron los sacerdotes de otras parroquias vecinas para participar en las eucaristías, y cada noche un grupo de parroquianos organizaba la venta de comida para los asistentes a la celebración.

En su intervención, durante la solemnidad, Monseñor Saldaña expresó su alegría por esta festividad

que recoge historia y devoción a la Madre de Jesús en su advocación de Nuestra Señora del Carmelo. Explica Monseñor que la Buena Nueva de la fe cristiana católica en Bocas del Toro inició en esta isla en 1883.

Monseñor Martín Legarra fue el primer Obispo de esta prelatura, asumió el cargo el 29 de febrero de 1964, y fue quien ordenó sacerdote al actual Obispo, Monseñor Aníbal Saldaña.

Experiencia comunitaria

Relata el padre Kobha que desde su llegada a esta parroquia, han ido viendo las distintas realidades con las que se enfrentan para guiar por el camino correcto a esta comunidad que requiere atención, y que muchas veces por las distancias no es posible apoyarles.

Destaca Kobha que se ha formado una pastoral de la salud cuyos integrantes comparten actividades. Visitan a los enfermos y han ido al hogar de ancianos de esta isla para brindar un rato de alegría a sus residentes. A los trabajadores les ofrecen charlas de cómo propiciar una vida sana a los huéspedes del centro ,y a los colaboradores es han brindado formación sobre cómo atender a los adultos mayores.

Testimonios

En la cocina se encontraban las señoras Isabel Alvendas y Cristobalina Medrano, quienes afanosamente estuvieron atendiendo a todos los visitantes de esta parroquia. Ofrecían un rico y variado menú de comida propia de la región con la sazón caribeña que resalta en esta tierra.

Hospedada en la casa parroquial que atiende a cientos de visitantes entre ellos misioneros, sacerdotes y religiosas, estaba la profesora Damaris Gómez, quien dicta la asignatura de religión en el Colegio Rogelio Josué Ibarra y se encontraba muy emocionada por la asistencia de parte de sus estudiantes que desde tempranas horas llegaron a la misa solemne.

La profesora Damaris apenas inicia su trabajo en la isla. Es oriunda de la provincia de Panamá Oeste, específicamente de La Chorrera, y su mayor felicidad es poder cumplir en estas tierras los siete años que le faltan para su jubilación, y ver cómo la semilla de la fe queda depositada en sus estudiantes, esperando su valiosa conversión.

Cobertura

La también llamada Catedral de Bocas del Toro atiende a las comunidades de Loma Partida, Cerro Brujo, Bahía Honda, Carenero, Bocas del Drago. Otras comunidades ya no tienen presencia católica porque no han tenido la atención debida en años, precisamente por las distancias que hay con la sede parroquial.

Artículo anterior

57 años de evangelización y pastoral diocesana

Siguiente artículo

“Santiago sembró la semilla del Evangelio”