ComunidadJóvenes

¿Cómo nos pueden afectar las malas compañías en la vida?

Estamos habituados a escuchar advertencias acerca de las malas compañías, a menudo nos recomiendan alejarnos y evitarlas. Sin embargo, la mayoría de las personas no nos da una explicación más profunda que nos permita comprender el porqué.

Por experiencia digo que las malas compañías nos perjudican porque sin que nos demos cuenta, influyen en nuestras percepciones, decisiones y hábitos. Es decir, pueden atrofiar nuestra manera de entender y vivir la vida.

Las malas compañías son aquellas que despiertan en nosotros cualidades negativas, nos influencian, de manera consciente o inconsciente a actuar de forma perjudicial hacia nosotros y posiblemente hacia el entorno.

Descuidos

Al principio pensaba que las malas compañías eran aquellas que se pueden encontrar en el bajo mundo, en comunidades marginales o en centros de reclusión.

Pero no, todo empieza de manera más sutil. Un ejemplo claro es el abuso del alcohol desde la adolescencia. Por ahí empecé yo. Me juntaba con aquellos que me podían conseguir licor, pero no me daba cuenta que fui entrando en depresión.

Las malas compañías son, en ocasiones, imperceptibles a nuestros ojos.Muy pocas veces cuestionamos la influencia que dichas amistades ejercen sobre nosotros y preferimos concentrarnos únicamente en el plano sentimental.

Vigilantes

Es muy importante analizar constantemente a nuestras amistades, sobre todo, ver cómo estas influencian en nuestro comportamiento y pensamiento.

En gran medida el desarrollo personal está determinado por el tipo de gente que nos rodea. Si notas que no hay avance, es porque algo está pasando. Piensa en el tipo de gente que te rodea, y las conversaciones de las cuales formas parte. Pregúntate qué te está dejando el estar con ellas, y si de alguna manera te transforma; ya sea para bien o para mal.

Artículo anterior

Solidaridad para los sacerdotes que están enfermos y ancianos

Siguiente artículo

La vista: su cuidado en tiempos de alta demanda tecnológica