DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Comunidades afro celebran el II Festival del Bunde y Bullerengue

El II Festival del Bunde y Bullerengue iniciativa de la Secretaría de Desarrollo Sostenible de la Provincia de Darién y Comarcas Anexas (SEPRODACAN), se llevó a cabo con la participación de di-versas instituciones entre ellas: el templo San Francisco Javier de Yaviza.

En la celebración eucarística se dio gracias a Dios por el don de la cultura negra en tierras darienitas desde los ritmos y la sabiduría afro.

Este es un festival en el que se concentran los bailes tradicionales de toda la región en un desfile que recorre el pueblo; además, se ofrece a la venta comida autóctona y artesanías confeccionadas por artesanos de las comunidades indígenas establecidas en la provincia.

La eucaristía fue presidida por el padre Nicolás Delgado Cmf, quien es sacerdote misionero claretiano de origen colonense. En su intervención resaltó algunos rasgos e idiosincrasía del negro darienita y colonense.

Los valiosos aportes del sacerdote Delgado han contribuido a la construcción de la nación panameña, aunque reconoce que hay tareas pendientes en lo que se refiere a la etnia negra.

Yaviza, es una comunidad que tiene su propia tradición afrodarienita, y en esta comunidad inicia hace muchos años el trabajo de rescate de la cultura negra y su relación con la fe y el compromiso liberador en las que se llamó la semana afro.

Una exponente de este gran trabajo de rescate y conservación y sobre todo de compromiso de mujer negra es la profesora Digna Caraballo, a ella se le dedicó este festival, agradeciéndole por su gran aporte a la cultura y a la educación.

La comunidad católica de Yaviza también se siente muy agradecida por el trabajo y el aporte en las tareas de inculturación de la fe en las tradiciones negras de la comunidad, pues ella hace muchos años, fue pionera en la realización de los cantos de la liturgia con ritmos afro para los distintos tiempos litúrgicos especialmente la misa afro y los cantos de la vigilia pascual e infancia misionera.

Después de la misa se realizaron actividades culturales, con exposiciones de artesanías, comidas propias de la región y las presentaciones de bunde y de bullerengue de los grupos invitados.

Artículo anterior

Conociendo a Pablo, apóstol de los gentiles

Siguiente artículo

José el Soñador, un sueño hecho realidad