CulturaVariedad

CSS: un calvario o una oportunidad de hacerlo mejor?

Según la Ley Orgánica de la CSS, el mandato que se confiere al Director de la CSS es que “ejerza la correcta administración de la Institución; que vele por la eficiente administración de su patrimonio, la disposición de fondos y la ejecución de su presupuesto, así como por la adecuada protección y salvaguarda de sus activos, y por el apropiado rendimiento de estos”.

Si los asegurados pagamos 4,170 millones anuales, es decir el 73% de los ingresos de la CSS, es lógico deducir que nosotros pagamos su salario y somos los dueños de la institución que se confía a un nuevo Director. No lo es el presidente, los diputados, el partido político, ni lo es el poder económico. Hoy se da un voto de confianza, esperanzados con que nos cumpla, pero será rechazado, se le exigirá su renuncia si nos falla, como nos han fallado los anteriores.

El nuevo director tiene la oportunidad de sanear nuestra institución, aplicando las medidas que todos esperamos. Todos los asegurados estamos llamados a ejercer nuestro derecho y deber de controlar de forma activa y sistemática, la gestión del nuevo director. No queremos tener que ir a una clínica privada porque en el Seguro no hay cupo, o lo hay para dentro de mucho tiempo, o porque no hay medicinas, o porque el equipo se dañó.

Artículo anterior

El sufrimiento de la familia de un alcohólico

Siguiente artículo

Compartir con los demás