ComunidadUncategorizedValores

¿Cuál ha sido el aporte de la Iglesia Católica a la cultura?

El aporte de la Iglesia Católica, al patrimonio cultural de la humanidad a lo largo de la historia a través del arte, la música y la arquitectura es invaluable.

Francisco José Horna

Respuesta: Al visitar las hermosas iglesias de nuestro país, y del mundo, tenemos la oportunidad de maravillarnos al ver tan hermosos templos cristianos, donde mediante el arte religioso se conjugan la belleza divina con la estética artística. El aporte al patrimonio cultural de la humanidad que la Iglesia Católica realiza hoy en día, y ha realizado a través de su historia, es sin igual.

En Hispanoamérica, el arte, la música, la arquitectura es invaluable. Iglesias impresionantes en su arquitectura, en sus objetos religiosos, construidas en esta tierra siglos atrás. En Panamá, podemos observar a lo largo y ancho del istmo el conjunto iglesias católicas, muchas coloniales que sobreviven  a través de los años. Desde ellas se ha difundido el mensaje liberador del Evangelio.

RECORRIDO. Para visitar los templos y museos religiosos en el Casco Antiguo, el tour se realiza los fines de semana, a través de un sistema de inscripción previa.

Como jóvenes no debemos perdernos de visitar el Casco Antiguo, empezando por recorrer cada uno de los templos, de manera particular, la Catedral Basílica Santa María la Antigua. También visitar el Museo de Arte Religioso Colonial y el Museo de la Orden de la Merced.

Estamos invitados a conocer los bienes culturales de nuestra Iglesia local y universal.

Otra opción de conocer el aporte de la Iglesia a la cultura universal es recorrer de manera virtual los Museos Vaticanos: «Celata Pulchritudo». Nuevo proyecto multimedia que nace de la colaboración entre Vatican News y los Museos Vaticanos. 

En esta plataforma se ofrece al público acceder online a historias y anécdotas poco conocidas, obras inéditas para el gran público y algunas estancias inaccesibles de grandísima belleza en los Museos Vaticanos.  Todo gracias a la ayuda de quienes las estudian, cuidan, restauran y conservan. De esta manera se  intenta acercar al mayor número posible de personas a estos tesoros de belleza.

Les invitamos a conocer más al respecto, para celebrar así nuestra fe, idiosincrasia y patrimonio cultural. Una forma privilegiada de encontrarse con Dios”.

Artículo anterior

El Reino y los árboles

Siguiente artículo

Vivir la menopausia liberada y a plenitud es posible