salud

Depresión ante una enfermedad crónica

Los familiares juegan un rol importante en el manejo y acompañamiento de un paciente con enfermedad crónica.

Doris Escobar/Foto: Marco Tejada

Es frecuente que la depresión venga de la mano de un diagnóstico de enfermedad crónica y para el ojo no entrenado, algunos síntomas pasan desapercibidos.

El vivir con una enfermedad crónica es difícil de manejar para cualquier persona, implica un cambio total de su rutina de vida, conlleva aprender a afrontar una situación inesperada y adaptarse a una serie de cambios de roles que involucran, a su vez, cambios en la esfera emocional.

Los familiares juegan un rol importante en el manejo y acompañamiento de un paciente con enfermedad crónica, ya que son los que permanecen en el entorno del paciente y ven los cambios y los procesos por los que pasa el afectado.

La depresión es una enfermedad y como tal hay que afrontarla acudiendo al profesional especializado que va a ayudar a salir de ella o lidiar con ello, con las técnicas y tratamientos adecuados.

La Dra. Ihamir Duarte, especialista en psiquiatra y coordinadora de trasplante hospitalario de la Caja de Seguro Social (CSS), explicó a Panorama Católico sobre cómo podemos descubrir si nuestro familiar con enfermedad crónica está afrontando una depresión y qué hacer ante ello.

El paciente que atraviesa depresión puede manifestar la pérdida del apetito y de sueño.

La especialista manifiesta que lo primero que debemos tener en cuenta son los cambios, entre los más visibles: la pérdida del apetito, trastorno del sueño, tristeza y falta de concentración. También, hay los síntomas que se pueden confundir con el padecimiento de salud, como son la sensación de fatiga o agotamiento.

Expuso a modo el caso de los pacientes con insuficiencia renal, quienes presentan alteraciones significativas a nivel físico, biológico, social, familiar y mental, convirtiéndolos en una población de riesgo para desarrollar un cuadro depresivo.

Formas para superar la depresión
  • La especialista recomienda para mejorar nuestro estado emocional, la terapia ocupacional, actividades recreativas, practicar técnicas de relajación, mejorar la higiene del sueño, mejorar la alimentación.

  • Insta a acudir a controles con su psicólogo o psiquiatra, trabajar en la aceptación y en la espiritualidad, así como permitirse pasar por las etapas de duelo del diagnóstico.

  • El paciente debe saber identificar cambios en su estado emocional, que ayuden a la detección temprana de la depresión. 

Por ello agregó que, tanto el familiar como el paciente deben saber identificar cambios en el estado emocional, que ayuden a la detección temprana y buscar el tratamiento oportuno.

La Dra. Duarte recomendó al paciente o el familiar acercarse a su médico tratante y comunicarle los cambios que está notando para que éste, lo refiera a un especialista de salud mental.

Ante la pérdida de la salud, la persona pasa por un proceso de duelo, que se divide en diferentes etapas que debe atravesar y superar.

Si el individuo se da el tiempo, con un buen apoyo, llegará a afrontar de otra manera este proceso de salud-enfermedad.

No olvidar sus metas

Es saludable establecer metas, y muy importante tener presente que se vive un día a la vez, y mientras hay vida hay fe y esperanza. Hay que aprender a adaptarse y ser flexible a los cambios y afrontar las tareas que se van presentando, tanto en el ámbito familiar como laboral y social.

Uno de los puntos que más afecta de manera emocional al paciente que vive con enfermedades crónicas, son los cambios en las metas.  Estas metas trazadas no deben abandonarse, sino modificarse y buscar alternativas viables que se ajusten a su nuevo estilo de vida.

La especialista explica que la mejor forma de hacerlo “es tomar un tiempo para uno mismo al final de día, ser reflexivo y agradecer estar con vida, disfrutar lo que vivimos y externalizar lo que nos angustia, ya sea con la pareja, un familiar de confianza o el especialista (psiquiatra o sicólogo), que en todo caso es la persona adecuada, ya que aportará un punto de vista neutral”.

Artículo anterior

Vanas repeticiones en la oración

Siguiente artículo

Rencores que carcomen el alma