ComunidadJóvenes

DESPUÉS DE LA PASCUA ¿QUÉ?, ¿CÓMO SEGUIMOS HACIENDO LÍO?

Julia Flores

Si me hubieran dicho todo esto de la pandemia por covid hace un mes atrás, no me lo hubiera creído,  pero pasó y aquí seguimos viviendo la Pascua desde una cuarentena. 

En este tiempo, para nosotros los cristianos católicos, nuestra fe ha tomado un sentido profundo, creemos en un Dios de vivos y no de muertos, que nos hace vivir desde casa una Pascua única e inigualable en la historia de nuestra Iglesia. 

Vivimos un tiempo de gracia, en el que la Iglesia nos llama a encontrarnos con Cristo, y es allí donde entendemos que es necesario sacar la mejor parte de nosotros como jóvenes de fe.

Desde el aislamiento, reconocemos verdaderamente que Dios se sirve de todo, para buscarnos y  dejarnos encontrar por Él en el silencio, en las situaciones del día a día, en oración, compartiendo la Palabra.  Aun, hasta el no creyente puede escuchar y ver  por  TV o redes sociales los apoyos espirituales que por fe nos comunican.

 Dios que camina con nosotros nos desmuestra su cercanía 

La experiencia con el Resucitado nos mueve hacer un alto en el camino, para poder hacer cosas nuevas, para dedicar tiempo a lo que postergamos. Estamos haciendo actividades que nunca nos atrevimos, como: descubrir una nueva habilidad, leer un buen libro, tocar un instrumento, meditar sobre la vida, animar en redes, llamar algún amigo a la distancia, hasta pedir perdón o brindar  apoyo algún voluntariado desde tu hogar. 

Nadie se prepara para lo desconocido e incierto, pero como hijos de un Dios resucitado lo vivimos, sabiendo que todo obra es para nuestro bien. 

Recordemos lo que el Papa Francisco nos ha dicho, que no tengamos miedo y que hagamos lío. Pero este “lío” debe hacerse a partir del conocimiento personal con Jesús, ¿qué esperas? 

Artículo anterior

Familias unidas en tiempos de Cuarentena

Siguiente artículo

Héroes de blanco y azul