CatequesisEspiritualidad

El catequista, la vocación a ser discípulo misionero

Cristo llama a diferentes personas a seguirlo. Este llamado transforma a quien lo escucha en discípulo. Sin embargo, Jesús es un Maestro que, diferencia de los “rabinos” de su tiempo, va en busca de sus discípulos a lo largo del camino, se detiene para encontrarse personalmente con ellos, les llama por su nombre sin hacer distinciones de ningún tipo. Así que con Cristo no es el discípulo el que elige al maestro, sino el Maestro es quién los escoge.

Artículo anterior

Espiritualidad y liturgia

Siguiente artículo

Delegados en Capira listos para 2020