ActualidadOpinión Laicos

El maestro faro de sabiduría

El mes de diciembre se presta para practicar el culmen de los valores, especialmente la gratitud a Dios por el regalo de su hijo, a nuestros padres por su amor y sacrificio, a nuestros queridos maestros que nos han enseñado, más que lo académico, con su estilo de vida. Frente a este escenario solo queda darnos y servir a manos llenas a quien lo necesite.

Parafraseando el verso del Himno al Maestro, quien es el que pone la luz en la juventud; me siento agradecida con Dios por haberme dotado de excelentes maestros; al punto que me han inspirado a escribir bajo el título: El Rincón del Maestro. La maestra Betulia Jaén, mi maestra de primer grado aún la frecuento.

¿Cómo es que el maestro pone la luz en la juventud?

• Con su conducta intachable, digna de imitar.

• Siendo modelo como punto de referencia.

• Motivando y estimulando a sus estudiantes.

• Creyendo en las competencias de sus estudiantes.

• Se preocupa ante las necesidades (económicas, sociales y emocionales) de los

estudiantes.

• Orientando a los padres para que los estudiantes tenga un mejor desarrollo.

• Viéndolo como un ser único e irrepetible, entre otros.

La maestra Betulia Jaén, Griselda Arias por mencionar algunas, marcaron mi vida para siempre porque me besaron con su

mirada, tal como lo dice Gabriela Mistral en su poesía “hay besos que se dan con la mirada”.

Hoy, como educadora, me duele tanto cuando veo a nuestros jóvenes deprimidos, como dijo el Papa, jóvenes jubilados.

Da qué pensar.

En el Ministerio de Educación, la Pastoral Educativa y Estudiantil, bajo la asesoría de nuestro capellán Jorge Rivera, estamos realizando Jornadas de reflexión y valores para decirles: “ustedes son la perla preciosa, ¡créanselo! Valoren su vida y tengan metas, no se detengan”.

En diferentes regiones educativas estamos realizando encuentros de villancicos, coreografías y actividades alusivas al valor generosidad.

Con ese espíritu de servicio y generosidad podamos decir: Feliz Navidad!!!

Artículo anterior

La "gritería" : tradición muy popular mariana

Siguiente artículo

Muerte, ¿dónde está tu victoria?