Comunidad

Escolares sin motivación

¿Qué sucede con los estudiantes que cada año reprueban la materia de español, siendo nuestra lengua materna? Para Rodolfo de Gracia, profesor y Académico de la Real Academia Panameña de la Lengua, considera que “la educación en general debe desarrollar más el pensamiento crítico, la capacidad de reflexión y análisis y la creatividad, lo cual se con- sigue no solo con el cambio del docente – cuyo compromiso es fundamental -, sino también con la participación de los estudiantes, de los padres de familia y del Ministerio de Educación, pues en la medida en que se permita elevar los niveles (y prepararse para ello paulatinamente) podremos tener una mejor educación y un ciudadano más pensante, proactivo y capaz de incidir positivamente en su entorno”. 

La voz del estudiante 

No podemos darles un soporte poco vistoso a la hora de enseñar español, se debe plantear tareas comunica tivas, pero asegurándonos que están preparados para afrontarlas. La forma y el uso son
dos caras de la misma moneda que se tienen que cuidar desde el primer momento, por eso, si planteamos tareas divertidas y motivadoras para el uso de los verbos, ¿por qué no también para aprender la forma? 

Para Hazel Muñoz, estudiante de Ganexa, ella considera que “es la forma en que explican algunos profesores, por ejemplo literatura sí le resulta interesante como lo enseñan. En cambio las conjugaciones de los verbos les aburre”. 

¿Cómo se prepara esa sistema educativo de acuerdo a los tiempos tecnológicos?

La televisión, internet, las redes sociales, Nexflit y muchas otras, son enormes distractores contra los cuales debe luchar el sistema educativo, entendiendo que son una realidad y que llegaron para quedarse. Por ello mismo, se debería concientizar a docentes, padres de familia y principalmente a los estudiantes acerca de la importancia de ser competitivos y estar bien preparados profesionalmente en un mundo en el que predomina el facilismo, la pereza mental, la mediocridad y la falta de priorización, pues muchos jóvenes dedican más de la mitad de su valioso tiempo a estos espacios, que son como el moderno opio del pueblo”, expresó el académico. 

¿Qué sucede que cada día hay menos interés para que los estudian- tes aprendan español? 

Imagínese un estudiante que estudia para ser chef que aprenda a cocinar a medias, o sin interés, ¿cómo será el final en la preparación de sus platos? 

Se debe realizar juegos, a la hora de enseñar, con el objetivo de trabajar contenidos gramaticales, considerados como difíciles. Es una oportunidad para que pierdan el miedo de hablar. 

Artículo anterior

Diferencias en la reconciliación

Siguiente artículo

50 años caminando con Jesús Nazareno