Actualidad

Esperanza a la luz de las velas en el Hogar Buen Samaritano

El tercer domingo del mes de mayo, el mundo entero se unió en oración por los fallecidos de VIH, durante el conocido «Candlelight».

Julia González

Fundación Casa Hogar Buen Samaritano recordó, con el encendido de las velas, a  todas las personas que han perdido la batalla con el VIH, pero también, dar apoyo y esperanza a los que, a pesar de haberla adquirido, valientemente continúan luchando por su vida.

El domingo 16 de mayo, bajo estrictas medidas sanitarias y resguardando la salud de todos, se realizó el Candlelight con todos los residentes, voluntarios, medios de comunicación, con el acompañamiento del director de la casa hogar, padre Domingo Escobar.

ESTADÍSTICAS. A nivel mundial conviven con VIH 37.9 millones.

El evento inició a las 10:00 a.m. con una charla dada por el psicólogo clínico de la Fundación, Seúl Serrano, referente a las cifras actuales, donde expresó que “el VIH ha disminuido un poco con esto de la pandemia, pero sigue latente, y hay que tomar conciencia sobre el tema. Contó que los momentos que vivió la Fundación durante la pandemia, Dios nunca nos abandonó, a pesar de todo lo ocurrido, la gente seguía viniendo a Casa Hogar y dando su pequeña colaboración. Además, residentes y administrativos se mantuvieron más unidos, viendo la fragilidad humana y la necesidad de cuidarse entre ellos.

Vigilia Internacional Candlelight
  • La primera Vigilia Internacional Candlelight, en memoria y solidaridad con las personas afectadas por el VIH, se llevó a cabo el 2 de mayo de 1983.
  • Los organizadores deseaban honrar el recuerdo de aquellas personas que habían fallecido debido a esta enfermedad y brindar su apoyo a aquellos vivían con sida.
  • El padre Domingo Escobar acogió esta actividad para despertar el sentimiento de fraternidad y descubrir en las víctmas, el rostro sufriente de Cristo.

Testigo del amor de Dios

El encendido de velas significa esa luz que alumbra a todos nuestros hermanos fallecidos por VIH. Lineth Jaramillo, una residente, nos cuenta que, para ella, el Candlelight significa “esa luz que Dios nos presenta para seguir luchando por la vida y valorar el estudio”.

Jaramillo admite que “hoy la sociedad está discriminando a nuestros hermanos con VIH, que no deben pensar que esta enfermedad se transmite tan solo por que hablan con aquella persona infectada, no se transmite de esa manera”. Agradeció a todas las personas que donan a la Fundación  Casa Hogar y que  han hecho lo posible que siga avanzando y respaldando a muchas personas que dentro de su círculo familiar no se les brindó la ayuda que necesitaban.

LLAMADO. “El VIH- sida es un tema vigente que requiere compromiso de todos”, padre Domingo Escobar.

Eliminar el sida atacando la desigualdad

En la homilía, el director de Casa Hogar, padre Domingo Escobar, hizo referencia a la reunión de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas 2021, donde lo que se quiere es que todos cobremos conciencia de la necesidad de acabar con esas desigualdades, acabar con el sida y actuar ahora. El sacerdote reconoce que existe vulnerabilidad de abandono y hasta de indiferencia  frente al tema del VIH. “El tema de salud y de la dignidad del ser humano no puede ser esquinado, solamente por la situación de la pandemia. Debe haber mas compromiso por parte de todos los Estados del mundo, de financiar, apoyar  y dar solución al  problema del VIH- sida”.

Para el diácono Alfredo Alzamora, que es  parte del equipo de Casa Hogar el Buen Samaritano, “gran parte la pobreza y la marginación, pero sobre todo el estigma, que produce la discriminación, son los principales motivos que impiden que las personas con VIH accedan a los servicios  de salud. Son tan fuerte estos últimos aspectos, que algunos temen hacerse la prueba, olvidando que lo peor de ser VIH positivo es ignorarlo”.

CONCIENCIA. Con esta luz se busca atraer la atención de las personas indiferentes.

“A pesar de que cada día sabemos más del VIH, sigue habiendo una gran discriminación y la persona con el virus está estigmatizada, tal como el leproso en los tiempos de Jesús”, lamenta el diácono.

En esta vigilia mundial, la trigésima octava, el padre Domingo manifestó que “seguimos teniendo ambientes muy enrarecidos, donde hay muertes que se pueden evitar,  hay sectores  de nuestra población a quienes no llegan los recursos de la salud y por lo tanto, muchos afectados con VIH  no tiene la accesibilidad para los antirretrovirales y a la clínica”.

Un tiempo para todo

El Coordinador de la Pastoral Social Cáritas Arquidiocesana, diácono Alzamora, recomienda a los jóvenes no dejarse llevar por la tecnología, que muchas veces mal manejada invita al placer sin medir las consecuencias tales como: embarazos no deseados y enfermedades como el VIH. Además, no olvidar que tienen toda una vida por delante y que, como dicen las Sagradas Escrituras, hay un tiempo para cada cosa.

Lineth Jaramillo, residente del hogar, exhortó a los jóvenes a abrir los ojos y piensen lo que van hacer y  obedecer a los padres.

Artículo anterior

Hay que perder el miedo para promover el valor de la familia

Siguiente artículo

Si las cosas no salen como yo planeaba ¿cómo puedo vivir de una manera feliz y plena?