Inicio

Hay que perder el miedo para promover el valor de la familia

Desde 1994, por disposición de la Asamblea Nacional de las Naciones Unidas, se estableció el 15 de mayo como el Día Internacional de la Familia

Valerio Ábrego/Presidente Arquidiocesano del MFC

Durante la Gran Cadena Familiar que realizó el Movimiento Familiar Cristiano en Vía España, a la altura de la parroquia San Juan Bautista de La Salle y Santa Mónica, conocida como Iglesia de piedra, el sacerdote Octavio Moreno, asesor del grupo en dicha jurisdicción eclesial, indicó que quienes promueven a la familia como un valor deben “perder el miedo”.

“Debemos perder el miedo y salir a presentar una propuesta de vida, que es la vida del matrimonio y la familia, que es esa cédula que necesita fortalecerse”, indicó el sacerdote.

PASIÓN. Por fortuna existen familias en Panamá que dan todo por el todo para defender las familias.

Hay que poder dar testimonio de que “se puede vivir en familia, que ninguna familia está tan mal que no podamos salvarla desde la fe”, añadió el sacerdote quien también advirtió: “ninguna familia está tan bien que no necesite de ayuda”.

“Estamos abiertos para caminar con todos ellos (con los que están mal y quienes dicen estar bien), para animarlos, para sanar las heridas que a veces se presentan en el matrimonio”, enfatizó el sacerdote.

El padre Octavio también invitó a quienes tienen la familia dividida “al don de la sanación, el don del diálogo, para ser mejores familias”.

Unidad

“Roguemos a Dios que nos podamos sentir orgullosos de la familia que nos ha dado. No hay cosa más hermosa que el don de la unidad”, indicó el padre Moreno.

“En la familia también debemos rogar por el don de la santidad, la fecundidad y la paternidad”, reiteró el presbítero.

¿Esperanza?

El sacerdote Moreno vio como un signo que existan tantas familias muy bien constituidas en Panamá. También ponderó que existan tantos movimientos promoviendo el valor de este don de Dios.

“Demos gracias a Dios por esos movimientos que están jugándosela toda por la familia”, enfatizó, y señaló que las familias con dificultades tienen dónde buscar ayuda, y deben estar motivados para hacerlo.

Sin miedo

En consecuencia a la invitación de su asesor, las familias Emeficistas con pancartas, consignas y mensajes de reflexión, destacaron la importancia de celebrar esta fecha en el Marco del Año Internacional de la Familia “Amoris Laetitia” 2021-2022, establecido por la Iglesia Católica, que tiene como objetivo ponderar el valor de la familia y su impacto en la sociedad y en su futuro. 

“Salvar a la familia es salvar a la civilización”, destaca Zunilda Racero de Ábrego, Presidenta del Movimiento Familiar Cristiano Arquidiocesano, señalando que todo esfuerzo que se pueda hacer a favor de la familia, garantizando su seguridad, protección y fortalecimiento es de vital importancia, máxime cuando se habla de la pérdida de valores y la crisis que provoca hoy en día la pandemia del COVID-19. 

“Celebrar el Día Internacional de la Familia busca enviar un mensaje poderoso y necesario a favor de la unidad familiar, del matrimonio, de la salud en los hogares, de esperanza y optimismo por el futuro de nuestra nación que descansa en la célula principal de la sociedad que es la familia”, reitera Ábrego Racero. 

Para el Padre Víctor María Cruceta, Párraco de la Iglesia de Piedra, hay muchas necesidades en las familias y esfuerzos como el del MFC hay que continuarlo, alcanzando a todas las familias posibles, porque una familia unida y comprometida es garantía de una sociedad que progresa y vive los valores morales y cristianos. 

En tanto María Ábrego, Coordinadora de los Jóvenes MFCistas de la Arquidiócesis de Panamá, hizo un llamado a que en las familias haya una mejor comprensión entre padres e hijos, que los jóvenes no pueden seguir viviendo en islas en su propio seno familiar. 

JUNTOS. Niños, abuelos, adultos… todos se unieron para llevar adelante el proyecto.

“Urge armonizar las relaciones entre los jóvenes y sus padres, la convivencia familiar se hace necesaria y saludable, los padres de familia deben hablar con sus hijos, ellos deben escuchar a sus padres, debemos propiciar siempre una buena comunicación en casa y juntos alcanzar metas y objetivos comunes”, consideró Abrego. 

Desde 1994, por disposición de la Asamblea Nacional de las Naciones Unidas, se estableció el 15 de mayo como el Día Internacional de la Familia, siendo una fecha emblemática para resaltar el valor de la familia a nivel mundial y en Panamá.

Artículo anterior

Crónicas de una misión agustina por comunidades de Bocas del Toro

Siguiente artículo

Esperanza a la luz de las velas en el Hogar Buen Samaritano