Uncategorized

“Ignorar la Escritura es ignorar a Cristo”

Acercarse a los textos bíblicos, sobre todo al Nuevo Testamento, es esencial para el creyente, pues “ignorar la Escritura es ignorar a Cristo”; esta frase de san Jerónimo es citada por la hermana Rosemary Castañeda, directora de la Escuela de Pastoral Bíblica para explicar la importancia de conocer la Palabra de Dios. 

“Deseamos que durante la Semana Bíblica todos queden untados y sigan buscando el conocimiento de las Sagradas Escrituras. Lamentablemente vemos Agentes de Pastoral que no conocen la Palabra, a otros que les toca servir en el coro de la parroquia y no estudian la Biblia; también observamos al catequista que se limita a leer solo el material que le toca impartir, sin tener una base bíblica”, aseguró Castañeda.

Y es que a pesar de que han tenido excelentes sacerdotes, muchos de los fieles sienten que el padre Rómulo le ha dado un estilo de vida diferente al trabajo de la comunidad.

“La dinámica del padre Rómulo ha sido diferente, y nos ha gustado mucho a los parroquianos, sobre todo con los jóvenes, que ahora participan en muchas de las pastorales del templo, y eso nos gusta, nos llena de alegría”, dijo Xenia de Alvarado.

Precisamente fueron los jóvenes los encargados de animar la misa a través del canto. Esos mismos muchachos que se sienten identificados con su párroco, a quien aman sin duda. Ellos mismos testimonian que el padre Rómulo les ha dado mucha apertura en sus proyectos, les deja ser y hacer, por lo que se ha fortalecido en cada uno el espíritu de pertenencia.

María Ángel de Espinal es una de ellas, y relata que llegó al templo al mismo tiempo que el padre Rómulo, por una invitación de su hermano. “Mi hermano ya había tenido cercanía con este sacerdote en su antigua parroquia, y al darse el traslado, decidió trabajar con él acá, invitando a toda la familia; ahora todos colaboramos aquí y vemos al padre Rómulo como un verdadero amigo”, destacó la joven.

Artículo anterior

El panadero y la Virgen los Ángeles

Siguiente artículo

Un pequeño resto de pobres