DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Jóvenes quedan con memorables recuerdos de fe

Sin duda alguna la experiencia de la jornada mundial de juventud dejó una huella imborrable. Esto será parte de lo que en adelante cada peregrino, voluntario o familia de acogida vivirá en testimonio, y es así como pu-dimos conocer las historias de hermanos de este Vicariato.

Diácono para el Papa Francisco

Para el Diácono Deiner Combe, fue un momento de mucha alegría poder ver al Santo Padre Francisco, en territorio panameño. “Para mí fue un momento único y a la vez sentí mucha alegría y emoción, primero porque es algo que no se había vivido en nuestra generación y segundo mucha emoción y ganas de llorar de ver al Papa algo que pareciera mentira, pero es verdad”, explicó.

Combe, fue uno de los cuatro diáconos escogidos para atender las tareas de liturgia durante la visita del Papa Francisco. En su caso le tocó presentar la custodia al Santo Padre Francisco y asistirle en el altar y representó dignamente al Vicariato Apostólico de Darién.

Prensa en la JMJ

Saúl Saavedra es locutor de Voz Sin Fronteras, la emisora católica del Vicariato de Darién; y asegura que esta experiencia es única y sólo una vez en la vida se tiene. “Me informaron que sería parte del equipo como corresponsal para mantener informada a Darién de todo lo acontecido en esta JMJ 2019. Ver y sentir que su santidad estaba con nosotros era como sentir que Jesús estaba ahí, y ver a la multitud seguirle era como ver que seguían al Señor para verlo, esto fue para mí una experiencia muy hermosa”, expresó Saúl.

Ser voluntario

José Leicer Gamboa Mena, es un misionero y jamás imaginó que ese Dios misericordioso lo estaba preparando para un gran regalo, como es poder estar como voluntario en la JMJ de Panamá.

Destacó que hoy más que nunca está convencido de que los planes del Señor son perfectos y seguros. Se siente feliz y muy orgulloso por esta gran oportunidad de haber visto al sucesor de Pedro.

“Sentí caer lágrimas sobre mi Rostro cuando pasaba el Santo Padre; una paz me inundó, algo que sólo Dios puede hacer posible en mi vida. Estar sirviendo durante esta jornada no es perderse los eventos es darse a los demás, dar a Cristo al prójimo, esto nos realiza a todos como peregrinos”, puntualizó Gamboa.

Peregrinos en la JMJ

Los jóvenes de la zona misionera de Santa Fe vivieron una experiencia única al ver al Vicario de Cristo y al compartir con jóvenes de diferentes partes del mundo.

Esta vivencia les ha llenado de alegría y mucho entusiasmo.

“Ha sido una gran motivación, reavivar el Espirítu de estos jóvenes y seguir armando líos como dice el Papa Francisco, siguiendo el camino de nuestro señor Jesucristo; estamos motivados a invitar a más jóvenes a que se unan a seguir el camino de Jesús y decir un Sí como lo hizo María. Además el hogar de acogida fue muy bueno y en ellos encontramos una nueva familia”, puntualizó Isabel Solís, peregrina del Vicariato

Artículo anterior

Vivencias de JMJ marcaron sus vidas

Siguiente artículo

Compartieron sus historias de fe con miles de jóvenes